A 40 años del inicio del Golpe Cívico – Militar en la Argentina

Carta Abierta de la Masonería a la Ciudadanía Argentina

 

Dime dónde están las flores, dónde finalmente quedaron dime dónde están las flores, dime lo que sucedió dime dónde están las flores que las jóvenes cortaron tan rápido ¿Cuándo podremos comprenderlo? ¿Cuándo podremos comprenderlo?

Pete Seeger

(1919-2014)

 

Pasaron ya cuarenta años. Y sin embargo la memoria está aún viva.

El 24 de Marzo de 1976, la República Argentina entró en una larga noche, al imponerse por la fuerza un gobierno dictatorial que duraría siete años, precedido por una crisis gradual que fue afectando las esferas social, política, económica e institucional, y que finalmente provocó el fin del Estado de Derecho.

En ese entonces ya no hubo garantías para nadie, todos fuimos sospechados, por el solo hecho de pensar.

El Estado violó sistemática y flagrantemente los derechos humanos y estableció centros clandestinos de detención, donde los que gobernaban se erigieron en señores de vida y muerte.

El mesianismo, la soberbia y la locura posibilitaron la supresión de los poderes cívicos y la ciudadanía argentina se convirtió en rehén del dictador de turno.

Tal situación, sumada a la desesperación de perder cuotas de poder, ya en el ocaso del régimen, nos empujó a una guerra, con la excusa de la defensa de la soberanía sobre territorios australes, en la que perdieron la vida cientos de conscriptos argentinos.

La Masonería Argentina se une al Día de la Memoria, por la Verdad y la Justicia. Y llama a sumar esfuerzos para asegurar que nunca más tengamos que sufrir la pérdida de nuestras libertades fundamentales. Ello requiere encarar, con más democracia los problemas nacionales, promoviendo el debate de ideas, la ampliación de los derechos civiles, forjando nuevas propuestas y ampliando la participación ciudadana.

 

Nicolás Breglia
Gran Maestre