2 de abril



La Masonería Argentina se suma a la conmemoración de la gesta protagonizada por los bravos argentinos que lucharon por la soberanía nacional en las Islas Malvinas en absoluta inferioridad de condiciones.

Más allá de banderías políticas ni de las especulaciones de sector, también recuerda  a los hermanos masones que, en cumplimiento de sus juramentos, combatieron con denuedo para dejar a salvo el honor de la Patria ganándose el respeto hasta de sus propios adversarios.

Cuando el transcurso del tiempo contribuye a establecer progresiva claridad sobre los hechos del pasado, la Masonería Argentina, al servicio ininterrumpido del país desde 1857, expresa su agrado por el justo reconocimiento a los soldados argentinos que dejaron sus vidas en las Islas. Noventa de ellos ahora reposan allí correctamente identificados y al alcance de los homenajes de sus familias, de sus allegados, de los malvinenses y del pueblo argentino tras la tarea del Comité Internacional de la Cruz Roja -organización fundada por un masón-, que respondió positivamente a un mandato conjunto argentino y británico logrando la identificación de los cuerpos de esos soldados argentinos  que permanecían sepultados bajo condiciones de anonimato en Darwin.

La Masonería Argentina señala finalmente que el horror de la guerra debe ser superado por negociaciones serias que abran el camino al abrazo fraternal que todos nos debemos con los habitantes de Malvinas, y con una solución justa para que el acontecimiento que hoy recordamos haya sido el hito final de esa triste historia.

Ángel Jorge Clavero
Gran Maestre