DOS EFEMÉRIDES : TRABAJO y CONSTITUCIÓN



La fecha señala dos acontecimientos de intenso contenido masónico: el Día Internacional del Trabajo, en recuerdo de los obreros ejecutados en Estados Unidos durante las jornadas de lucha en 1886  para alcanzar la jornada laboral de ocho horas, y el Día de nuestra Constitución Nacional, al cumplirse el 165° aniversario de su sanción por el Congreso General Constituyente reunido en Santa Fe.

El Trabajo, junto a la Ciencia y la Justicia,  se inscribe en uno de nuestras tríadas principales. Es así porque  el Trabajo es condición esencial de la dignidad de cada persona, es un deber  que  honra a quien lo desarrolla y llama la atención de la sociedad cuando no es capaz de proporcionarlo a todos sus integrantes.

En nuestro tiempo, la Organización Internacional del Trabajo (OIT), organismo de las Naciones Unidas, subraya  que los Derechos Fundamentales en el Trabajo están respaldados por los convenios de libertad sindical, negociación colectiva, abolición del trabajo forzoso y del trabajo infantil, eliminación de la discriminación en materia de empleo y ocupación. Destaca, además, el concepto de empleo digno. Constituyen un programa social de cumplimiento imprescindible.

El derecho al trabajo está reconocido y garantizado en los artículos 14, 14 bis y 75 inciso 19 de la Constitución Nacional, que hoy celebramos. También en pactos y declaraciones internacionales como los artículos 23, 24 y 25 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, con rango constitucional en nuestro país.

Trabajo y Constitución son paradigmas de la Masonería, contienen un común significado progresista en el que debemos profundizar a partir de esta conmemoración del Día del Trabajo y de esta celebración del Día de la Constitución Argentina.

Ángel Jorge Clavero
Gran Maestre