El día de la independencia

El 9 de julio de 1816 tiene un profundo significado para la Masonería Argentina porque muchos de sus protagonistas centrales integraban nuestra Institución.

Cuando Fernando VII  recuperó el trono español en 1814 quiso  reconquistar las colonias americanas y hasta febrero de 1816 depuso a los gobiernos revolucionarios de México, Venezuela y Chile. 

José de San Martín organizó en Cuyo el Ejército de Los Andes para recuperar Chile y desde allí realizar un ataque combinado por tierra y mar a Perú, principal foco realista en América del Sur.

San Martín se había iniciado masón en la Logia Integridad de Cádiz, trabajó en la Logia Caballeros Racionales Nº 3 donde alcanzó el grado de Maestro Masón el 8 de mayo de 1808, participó de la fundación de la Logia Caballeros Racionales Nº 7 de Londres y de la Logia Lautaro, inspiró la Logia del Ejército de los Andes de la que fue su Venerable Maestro (Presidente), la Logia Paz y Perfecta Unión (Lima), integró la Logia Perfecta Amistad (Bélgica) y la Logia de Ivry (Francia).

El Congreso que declararía la Independencia se reunió en la ciudad de San Miguel de Tucumán, Paraguay no mandó representantes porque ya se había declarado independiente.

El Congreso comenzó a sesionar el 24 de marzo de 1816 bajo la presidencia de Pedro Medrano, cuando alcanzó la presencia de los dos tercios de los diputados

Desde Cuyo, San Martín le escribió a Godoy Cruz : "¿Hasta cuándo esperaremos para declarar nuestra independencia? Es ridículo acuñar moneda, tener el pabellón y escarapela nacional y, por último, hacer la guerra al Soberano de quien se dice dependemos, y permanecer a pupilo de los enemigos".

El 9 de julio de 1816, el Congreso de Tucumán resolvió tratar la Declaración de la Independencia. Bajo la presidencia Juan Francisco Narciso de Laprida, diputado por San Juan iniciado masón en la Logia Lautaro que actuó después en la logia San Juan de la Frontera.

El secretario Juan José Paso, masón de la Logia Independencia, integrante de la Sociedad de los Siete y de la Logia Lautaro, preguntó a los congresales "si querían que las Provincias de la Unión fuesen una nación libre e independiente de los reyes de España y su metrópoli". Los diputados aprobaron por aclamación, uno a uno expresaron su voto afirmativo y firmaron el Acta de la Independencia.

Desde 1813, las Provincias Unidas del Río de la Plata ya no juraban fidelidad a Fernando VII. La soberanía del pueblo recaía en la Asamblea Nacional General Constituyente (Asamblea del Año XIII), que estuvo reunida entre 1813 y 1815. Después pasó al Congreso Nacional General Constituyente (1816 a 1820). Disuelto el Congreso y el Directorio, a comienzos de 1820, no hubo gobierno nacional  hasta la elección de nuestro hermano Bernardino Rivadavia como Presidente de la República, el 7 de Febrero de 1826. Rivadavia fue iniciado masón en Europa, actuó en las logias Aurora y Estrella Sureña, propició la fundación de la Logia Valeper y realizó trabajos masónicos en Uruguay y Brasil.

La presencia masónica en el Congreso de Tucumán, consustanciada con el pedido de San Martín a Godoy Cruz, fue decisiva para el acontecimiento que celebramos hoy.

Con orgullo y responsabilidad, la Masonería argentina saluda al pueblo argentino en el Día de la Patria.