Las elecciones

 

Se ha concretado con normalidad el precepto legal que ordena las próximas elecciones a través de las PASO. En tiempo y forma se presentaron las alianzas y las candidaturas. Las agrupaciones que superen el escalón del 1,5% participarán en agosto de la primera vuelta electoral.

Los partidos políticos, esenciales para el normal funcionamiento de la democracia, lucen nuevamente relegados. Los “espacios” constituyen el eufemismo que permite entendimientos sin programas ni propuestas concretas. Por ahora, muchas vaguedades reemplazan a las definiciones que los ciudadanos necesitan para ejercer sus preferencias.

Los dirigentes son más reconocidos que sus ideas, las elecciones se convierten en pujas personales por la conquista del poder más que enfrentamientos civilizados para aquilatar las mejores ideas. Los asesores de imagen ocupan un espacio que habrá que evaluar en su momento, y las encuestas hacen que los dirigentes no expongan sus convicciones sino que digan lo que sus públicos desean oír.

Es llamativo que la noción de pueblo haya sido reemplazada por “la gente”, como si la pertenencia al cuerpo de ciudadanos y habitantes constituyera una minusvalía.

En este escenario, que lógicamente deberá buscar metas mejores y, sobre todo, ideas nuevas, comienza la campaña electoral.

La Masonería Argentina, institución que integra el acervo argentino desde 1857 sin interrupciones hasta el presente, reclama que todos y cada uno de los dirigentes expresen sus verdades sin cortapisas ni ataduras, que los programas concretos reemplacen a las promesas vanas y de cumplimiento imposible y que, sobre todas las cosas, alienten la unidad nacional, el fortalecimiento de las instituciones y el progreso en paz y libertad.

Abre sus puertas para que mujeres y varones participen de los debates y encuentren en las virtudes de la racionalidad y la prescindencia el ámbito reflexivo que colabore en sus decisiones.

Nicolás Orlando Breglia
Gran Maestre

Buenos Aires, 22 de junio de 2015

 

Dia del periodista

 

La Masonería Argentina saluda a los periodistas en su día y señala que gracias a su inestimable colaboración y de los medios de prensa desarrolla esta nueva etapa de intenso acercamiento a la sociedad.

Es esta una jornada muy especial: el Día del Periodista se recuerda y celebra en coincidencia con la aparición de la Gazeta de Buenos Aires, fundada por el hermano masón Mariano Moreno.

Además del mensaje concreto acerca de la marcha y las actividades de la Revolución que recién había triunfado, transmitió los ideales de Libertad – Igualdad – Fraternidad indispensables para que con el paso del tiempo la República Argentina se consolidara como nuestra Nación.

En todo ese proceso y en la actualidad, la prensa y sus periodistas desempeñan un rol unitivo fundamental para el acercamiento y el imprescindible entendimiento entre los argentinos en un marco democrático y de sano pluralismo.

Nuestro fervoroso saludo a cada periodista y el llamado para que siempre desempeñe su difícil tarea con sobriedad, precisión y cabalidad.

Nicolás Orlando Breglia
Gran Maestre
7 de Junio de 2015

 

 

Ni una Menos

 

La Masonería Argentina adhiere al acto “Ni una menos” en la convicción de que la visibilización del femicidio contribuye al combate contra un flagelo que afecta a numerosas mujeres y familias argentinas.

La enorme magnitud del problema ha sido expresada, entre otras instituciones, por la ONG La Casa del Encuentro según la cual 277 mujeres fueron víctimas de crímenes de género en nuestro país durante 2014. Este año ese número mantiene su vigencia.

La Masonería también llama la atención de las provincias que aún no han adherido a la Ley 26.485 de Protección Integral de Mujeres y señala que la violencia de género atraviesa a todas las clases sociales. Exhorta a sumar nuevos elementos de protección a los que ya existen y subraya que el tema reclama un análisis multidisciplinario para encontrar nuevas y mejores soluciones porque la violencia contra  las mujeres constituye un gran acto de cobardía y la comisión de un delito grave.

 

Nicolás Orlando Breglia
Gran Maestre

Himno Nacional Argentino

Celebramos hoy en Argentina el Día del Himno Nacional. Su historia cuenta que Vicente López y Planes asistió el 24 de mayo de 1812 a la representación de El 25 de mayo en el teatro de la Comedia. En el cuadro final los actores corearon un himno escrito por Morante con música de Blas Parera. De regreso a su casa, López y Planes escribió la primera estrofa de un himno que reemplazaría al de Morante.

Poco después, el Triunvirato pidió al Cabildo que mandase a componer "la marcha de la patria" que el público debía escuchar de pie y descubierto antes del comienzo de las representaciones teatrales y todos los días al término de las clases escolares.

El 6 de mayo de 1813, La Asamblea General Constituyente ordenó componer la letra del himno, lo aprobó como "Marcha Patriótica" y convocó a Blas Parera para agregar la partitura. La Asamblea pidió una corrección del texto porque su tono anti español abría una dificultad política con Gran Bretaña, aliada de España contra Napoleón.

En 1860, la música del himno  experimentó algunas modificaciones realizadas por Juan Pedro Esnaola. Posteriormente, el Presidente Julio Argentino Roca dispuso que “en las fiestas oficiales o públicas, así como en los colegios y escuelas del Estado, sólo se cantarán la primera y la última cuarteta y el coro de la Canción Nacional sancionada por la Asamblea General el 11 de mayo de 1813."  El 24 de abril de 1944, el Poder Ejecutivo aprobó la Marcha como Himno Nacional Argentino.

Su autor, Vicente López y Planes, fue iniciado masón en la Logia Lautaro de Buenos Aires. Esa pertenencia permite entender con mayor detalle que la letra del Himno expresa tres veces la palabra “libertad”. El número 3, que es uno de los soportes simbólicos de la masonería, se repite en otras estrofas. La libertad es la base de la tríada masónica esencial, junto a la Igualdad y la Fraternidad. A López y Planes también le pertenece el Canto al trabajo, adoptado como Himno Masónico Argentino en 1857.

Nicolás Orlando Breglia
Gran Maestre
Mayo 2015

70 años del final de la Segunda Guerra Mundial

La Masonería Argentina recuerda hoy el septuagésimo aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial.

El 8 de mayo de 1945, los Aliados aceptaron la rendición incondicional de la Alemania nazi autorizada por Karl Dönitz, sucesor de Adolf Hitler, fallecido por su propia mano mientras se desarrollaba la Batalla de Berlín el último día de abril.

El mariscal alemán Wilhelm Keitel firmó la rendición incondicional en la sede berlinesa de laUnión Soviética, en Karlshorst.

El Acta de rendición se había suscripto el 7 de mayo en la ciudad francesa de Reims, asiento  del Cuartel General cuyo Comandante Supremo era el General Dwight D. Eisenhower.

El saldo luctuoso fue de 40 millones de personas que murieron en la guerra sólo en Europa. Millones más perdieron la vida en Asia donde la guerra terminó el 15 de agosto de 1945.

La Masonería propone en todo el mundo la paz de los espíritus y se ofrece como espacio de conciliación entre los opuestos. Expresa su condena al nazismo, fascismo, franquismo, stalinismo y, en general, a todos los extremismos, totalitarismos y autoritarismos que pretenden reemplazar la voluntad de los ciudadanos y anular el sistema democrático de vida en común.

Nicolás Orlando Breglia
Gran Maestre
Mayo 2015