Himno Nacional Argentino

Celebramos hoy en Argentina el Día del Himno Nacional. Su historia cuenta que Vicente López y Planes asistió el 24 de mayo de 1812 a la representación de El 25 de mayo en el teatro de la Comedia. En el cuadro final los actores corearon un himno escrito por Morante con música de Blas Parera. De regreso a su casa, López y Planes escribió la primera estrofa de un himno que reemplazaría al de Morante.

Poco después, el Triunvirato pidió al Cabildo que mandase a componer "la marcha de la patria" que el público debía escuchar de pie y descubierto antes del comienzo de las representaciones teatrales y todos los días al término de las clases escolares.

El 6 de mayo de 1813, La Asamblea General Constituyente ordenó componer la letra del himno, lo aprobó como "Marcha Patriótica" y convocó a Blas Parera para agregar la partitura. La Asamblea pidió una corrección del texto porque su tono anti español abría una dificultad política con Gran Bretaña, aliada de España contra Napoleón.

En 1860, la música del himno  experimentó algunas modificaciones realizadas por Juan Pedro Esnaola. Posteriormente, el Presidente Julio Argentino Roca dispuso que “en las fiestas oficiales o públicas, así como en los colegios y escuelas del Estado, sólo se cantarán la primera y la última cuarteta y el coro de la Canción Nacional sancionada por la Asamblea General el 11 de mayo de 1813."  El 24 de abril de 1944, el Poder Ejecutivo aprobó la Marcha como Himno Nacional Argentino.

Su autor, Vicente López y Planes, fue iniciado masón en la Logia Lautaro de Buenos Aires. Esa pertenencia permite entender con mayor detalle que la letra del Himno expresa tres veces la palabra “libertad”. El número 3, que es uno de los soportes simbólicos de la masonería, se repite en otras estrofas. La libertad es la base de la tríada masónica esencial, junto a la Igualdad y la Fraternidad. A López y Planes también le pertenece el Canto al trabajo, adoptado como Himno Masónico Argentino en 1857.

Nicolás Orlando Breglia
Gran Maestre
Mayo 2015

70 años del final de la Segunda Guerra Mundial

La Masonería Argentina recuerda hoy el septuagésimo aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial.

El 8 de mayo de 1945, los Aliados aceptaron la rendición incondicional de la Alemania nazi autorizada por Karl Dönitz, sucesor de Adolf Hitler, fallecido por su propia mano mientras se desarrollaba la Batalla de Berlín el último día de abril.

El mariscal alemán Wilhelm Keitel firmó la rendición incondicional en la sede berlinesa de laUnión Soviética, en Karlshorst.

El Acta de rendición se había suscripto el 7 de mayo en la ciudad francesa de Reims, asiento  del Cuartel General cuyo Comandante Supremo era el General Dwight D. Eisenhower.

El saldo luctuoso fue de 40 millones de personas que murieron en la guerra sólo en Europa. Millones más perdieron la vida en Asia donde la guerra terminó el 15 de agosto de 1945.

La Masonería propone en todo el mundo la paz de los espíritus y se ofrece como espacio de conciliación entre los opuestos. Expresa su condena al nazismo, fascismo, franquismo, stalinismo y, en general, a todos los extremismos, totalitarismos y autoritarismos que pretenden reemplazar la voluntad de los ciudadanos y anular el sistema democrático de vida en común.

Nicolás Orlando Breglia
Gran Maestre
Mayo 2015

Dia internacional de los Trabajadores

La Masonería Argentina recuerda hoy el 1º de Mayo de 1886 cuando comenzó la huelga general por diversos reclamos de orden sindical, entre ellos las ocho horas de labor diarias según la máxima de "ocho horas para eltrabajo, ocho horas para el sueño y ocho horas para la casa" que desembocó, tres días después, en la Revuelta de Haymarket. En esa plaza se concentraron miles de personas que fueron reprimidas por policías uniformados. Centenares de trabajadores fueron detenidos, golpeados y torturados. La mayoría de los obreros estaban afiliados a la Noble Orden de los Caballeros del Trabajo y a  la American Federation of Labor.

Tras un juicio de trámite discutido, cuatro trabajadores fueron ahorcados: George Engel, alemán, 50 años;Adolf Fischer, alemán, 30; Albert Parsons, estadounidense, 39; y August Spies, alemán 31. Otro condenado,Louis Lingg, alemán de 22 años, se suicidó en su celda antes de ser ejecutado. La historia los ha designado como los "Mártires de Chicago". Otros tres, Samuel Fielden, inglés, 39; Oscar Neebe, estadounidense, 39; yMichael Schwab, alemán, 33, fueron condenados a penas de prisión en condiciones muy duras.

Las condenas fueron ejecutadas el 11 de noviembre de 1887. El patriota cubano y hermano masón José Martí, corresponsal en Chicago del diario La Nación de Buenos Aires, escribió la siguiente crónica:

...salen de sus celdas. Se dan la mano, sonríen. Les leen la sentencia, les sujetan las manos por la espalda con esposas, les ciñen los brazos al cuerpo con una faja de cuero y les ponen una mortaja blanca como la túnica de los catecúmenos cristianos. Abajo está la concurrencia, sentada en hilera de sillas delante delcadalso como en un teatro... Firmeza en el rostro de Fischer, plegaria en el de Spies, orgullo en el del Parsons, Engel hace un chiste a propósito de su capucha, Spies grita: "la voz que vais a sofocar será más poderosa en el futuro que cuantas palabras pudiera yo decir ahora». Les bajan las capuchas, luego una seña, un ruido, la trampa cede, los cuatro cuerpos caen y se balancean en una danza espantable...

El establecimiento de la conmemoración en la mayoría de los países del mundo derivó de un acuerdo del Congreso Obrero Socialista celebrado en París en 1889, que estableció el 1° de mayo como Día Internacional de los Trabajadores, jornada de homenaje a la dignidad humana, uno de los principios esenciales de la Masonería Universal.

Nicolás Orlando Breglia
Gran Maestre
1ero de Mayo de 2015

Centenario del "Genocidio Armenio"

 

Se recuerda hoy el centenario de lo que la historia denomina “genocidio armenio”. El 24 de abril de 1915  las autoridades otomanas expulsaron a 235 intelectuales armenios, previamente detenidos en Estambul.

De inmediato, una disposición gubernamental ordenó la deportación de toda la población armenia y prohibió el traslado de sus medios de subsistencia. La mayor parte de los desterrados murió de hambre, sed y a causa de privaciones de todo tipo. Las masacres se extendieron a violaciones y otros vejámenes. Se lo considera el primer genocidio moderno, sumó entre un millón y medio y dos millones de víctimas.

La Masonería Argentina acompaña a sus hermanos armenios que integran las logias locales y las logias de las instituciones masónicas del mundo, también a los descendientes de aquellos mártires y al pueblo de la República Armenia. Esta fecha subraya el recuerdo infausto para que jamás se repita.

Nicolás Orlando Breglia
Gran Maestre

Raúl Ricardo Alfonsín

En coincidencia con diferentes sectores de la sociedad argentina y del arco político partidario, la Masonería Argentina recuerda al ex Presidente de la Nación, Dr. Raúl Alfonsín, al cumplirse el sexto aniversario de su fallecimiento.

Más allá de los aciertos y errores de su gobierno, la ciudadanía coincide que el ex mandatario reabrió en 1983 las puertas de las instituciones democráticas argentinas y lo hizo con la Constitución en sus manos y la prédica del Preámbulo como argumento central de su campaña política.

Durante su gobierno, el Presidente Alfonsín luchó para restañar las profundas heridas del pasado y buscó las coincidencias como elemento unitivo de los argentinos.  

Ha ingresado a la historia como un hombre honesto y apasionado, en línea con las mejores tradiciones de los gobernantes que le precedieron desde los albores de nuestra Patria.

La Masonería Argentina, que coloca a la Constitución Nacional en el plexo central de sus convicciones, adhiere a la recordación del ex mandatario como inspirador principal de la democracia instaurada hace más de treinta años.

Nicolás Orlando Breglia
Gran Maestre