El renovado valor del pensamiento libre

Se celebra hoy el Día Internacional del Librepensamiento, en recordación del 20 de Setiembre de 1870 cuando las fuerzas encabezadas por Giuseppe Garibaldi abrieron "la brecha de la Porta Pia" por la que ingresaron a Roma, pusieron punto final a los regímenes políticos de “derecho divino” y sellaron la unidad de Italia.
Fue la concreción de una larga tarea de la que participaron numerosos hermanos masones, en especial Massini, Cavour y Garibaldi.

Desde entonces, el 20 de setiembre celebramos el triunfo de la razón sobre el dogmatismo y la implantación de la Libertad de Pensamiento y de Conciencia sobre la base de principios e instituciones laicas que afirmen la tolerancia y la fraternidad universal.

Subrayamos en este Día  la necesidad de promover la paz, la libertad y los derechos humanos en un marco de solidaridad y pluralismo, la protección social, el respeto a la dignidad individual y colectiva y el estado de derecho con total rechazo a cualquier tipo de discriminación como, por ejemplo, la incorporación de la enseñanza religiosa en los colegios públicos de la provincia de Salta.

El “Día del Librepensamiento” subraya la presencia de la Masonería y sus ideales de progreso. El pensamiento sin cortapisas dogmáticas ni fanáticas abre de par en par las anchas puertas de la libertad, el cimiento esencial de cada masón.

Nicolás Orlando Breglia
Gran Maestre

AMIA, Embajada y Medio Oriente

La Masonería Argentina lamenta que a veinte años de cometido el atentado contra la AMIA y del ocurrido contra la Embajada de Israel, la Justicia no haya establecido quienes fueron los autores materiales ni sus instigadores.

Los caminos explorados hasta el presente no han dado resultados de ningún tipo. La sociedad argentina en su conjunto observa consternada que esos interrogantes no se despejan y que las instituciones resultan especialmente dañadas.

En ese mismo sentido, la Gran Logia de la Argentina hace un fuerte y enérgico llamado al cese del fuego entre palestinos e israelíes porque tras el crimen de la guerra, las heridas y sus cicatrices demoran la  paz anhelada.

Las balas silencian las palabras, anulan el razonamiento.

Egipto, Jordania e Israel fueron capaces de formular acuerdos que felizmente se extienden en el tiempo, es el momento de alcanzar los entendimientos pendientes para que el Medio Oriente deje de ser una herida sangrante.

La Masonería reitera que los caminos de la justicia y la paz son los que llevan a la armonía y al crecimiento de todos.

Inundaciones en el litoral

La Masonería Argentina expresa su especial preocupación por los damnificados de las inundaciones en el Litoral argentino.

Tal como ocurrió el año pasado con las inundaciones en La Plata y Ciudad Autónoma de Buenos Aires, la Gran Logia de la Argentina ha organizado un mecanismo preventivo de ayuda en atención a que el fenómeno derivaría aguas abajo y podría afectar también a otras poblaciones.

En ese sentido, las logias de todo el país y en especial de las zonas inundadas o presuntamente inundables ya están preparadas para colaborar  bajo la dirección de las autoridades nacionales de la Institución y la coordinación del Gran Hospitalario de la Masonería Argentina. Como en casos anteriores, la Masonería también está preparada para actuar en coordinación con organismos nacionales, provinciales, municipales y privados,

El deceso de Carmen Argibay

La Masonería Argentina expresa su consternación por el fallecimiento de la doctora Carmen Argibay, jueza de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

La doctora Argibay fue una tenaz defensora del laicismo como marco imprescindible de la neutralidad que debe asegurar el Estado, y de los derechos de la mujer en su lucha por la equiparación y la igualdad de oportunidades y realizaciones.

Fue también una jurista ampliamente reconocida en nuestro país y en los ámbitos internacionales especializados.  Como jueza se destacó por la ilustración de sus argumentos y la ecuanimidad de sus fallos.

La República pierde a una gran mujer.

La tragedia del incendio en Barracas

La Masonería Argentina expresa su profunda consternación por el fallecimiento de los servidores públicos que ofrendaron sus vidas en el incendio ocurrido ayer en el barrio porteño de Barracas.

 

La trama social se desarrolla y consolida en tanto miles y miles de mujeres y varones, ciudadanos anónimos, experimentan el deseo íntimo de realizar  acciones destinadas al prójimo. En el caso de los servidores públicos, esa inquietud se expresa como vocación que preside todos y cada uno de los momentos de sus vidas.

 

Esos bomberos,  policías federales y metropolitanos y agentes de la Defensa Civil expresan la solidaridad en un sentido íntimo y profundo, uno de los valores centrales del ideario masónico.

 

La masonería Argentina se pone a disposición de los familiares y amigos de las víctimas, los acompaña en su inmenso dolor.