Grandes abrazos de la historia argentina

El abrazo cuenta con siete acepciones en el diccionario de nuestra lengua. Acción típicamente masónica, supone “estrechar entre los brazos en señal de cariño”, “comprender, contener, incluir”, “admitir, escoger, seguir una doctrina, opinión o conducta”.

La masonería, definida como “punto de encuentro”, trabaja por el avenimiento y la comprensión racional donde el abrazo indica el fin de las querellas.

Masones y no masones han protagonizado abrazos en nuestro país que el paso del tiempo exaltó a un podio reservado a pocos. En esta fecha, al cumplirse cuarenta años de un abrazo histórico, evocamos también otros abrazos que marcaron nuestro camino común.

 

Abrazo Belgrano – San Martín

El Ejercito del Norte, al mando de Manuel Belgrano, había sido vencido en Vilcapugio y Ayohuma. La expedición auxiliadora al mando de San Martín debía  recorrer un largo camino hasta Salta. Belgrano lo esperaba en la posta de Las Ciénagas, al norte del río Juramento. San Martín aguardó en la posta de Algarrobos. La polvareda le anunció la llegada de Belgrano, San Martín formó a su escolta en posición militar, y se puso al frente. Belgrano se bajó de su caballo, avanzó hasta que  se fundieron en un abrazo que se conoce como el “Abrazo de Yatasto” aunque  ocurrió en la posta Los Algarrobos, porque la de Yatasto no estaba en funcionamiento. Ricardo Rojas en "El Santo de la espada", de 1940, dice "Los dos patriotas no se conocían personalmente aún. Se encontraron en Yatasto, y allí se abrazaron por la primera vez”. La pequeña divergencia geográfica no empalidece el profundo contenido simbólico del encuentro.

Abrazo San Martín – O’Higgins

El Ejército de los Andes se reunió con el Ejército de Chile en Talca para marchar hacia Santiago. En el trayecto se acordó levantar campamento en Cancha Rayada. En la noche del 19 de marzo de 1818, las tropas del rey, comandadas por el general Mariano Osorio, cayeron por sorpresa, O’Higgins resultó herido y marchó hacia la capital donde reunió a milicianos y cadetes y regresó al campo de batalla. Llegó a Maipú cuando los realistas tocaban la retirada, se encontró con San Martín, se abrazaron y dijeron:

- ¡Gloria al salvador de Chile!.[]

- ¡Chile no olvidará jamás al ilustre inválido que en el día de hoy se presenta en el campo de batalla en este estado!

 

192 años después, con motivo de sus respectivos bicentenarios, Argentina y Chile se abrazaron nuevamente como en Maipú, pero esta vez  con un festival de rock que duró diez horas y en el que participaron bandas de los dos países.

 

Abrazo Urquiza – Mitre

De especial relevancia para la Masonería Argentina, los jefes del Partido Federal y del Partido Unitario sellaron las bases de la conciliación en una reunión masónica denominada “Tenida de la Unidad Nacional”en la que participaron especialmente las Logias Unión del Plata y Confraternidad Argentina.
Presidió el Gran Maestre, José Roque Pérez, y durante su transcurso se otorgó el Grado 33 a Bartolomé Mitre, (Gobernador de Buenos Aires, unitario),  Domingo Faustino Sarmiento, (unitario), Santiago Derqui (Presidente  de la Confederación Argentina, federal), Justo José de Urquiza (Gobernador de Entre Ríos, federal) y a Juan Andrés Gelly y Obes, Jefe del Estado Mayor durante la Triple Alianza y hombre de la estrecha confianza de Mitre.

Ocupando el alto sitial del centro, el Dr. Roque Pérez sentó a su derecha alPresidente Derqui y a su izquierda al Gobernador Mitre; en los sitios especiales de la cabecera tomaron ubicación el Gobernador de Entre RiosJusto José de Urquiza, los ministros porteños Sarmiento y Gelly y Obes. De inmediato,  Urquiza y Mitre, con sus manos sobre el Libro de Ley Sagrada,la Escuadra y el Compás, prestaron el solemne juramento y se comprometieron: “A OBLIGARSE POR TODOS LOS MEDIOS POSIBLES A LA PRONTA PACIFICA CONSTITUCION DEFINTIVA DE LA UNIDAD NACIONAL”. El abrazo selló el compromiso.

 

José Roque Pérez  pronunció un discurso en el que subrayó que “…estos nombres simbolizan ya lo que veis hoy realizado, después de cinco años de luchas desgarradoras, la una el Jefe de la República, y los dos guerreros que cruzaron sus espadas en el campo de batalla, firmada la paz se daban el abrazo de hermanos que es la verdadera UNIÓN NACIONAL ARGENTINA”....”

 

Abrazo Alsina – Mitre

Nicolás Avellaneda no fue militar ni hombre de comité, era un hombre enérgico  su palabra  revelaba  una fuerte persuasión. Asumió la presidencia el 12 de octubre de 1874, en fórmula con Mariano Acosta  y logró la conciliación de los nacionalistas de Mitre y los autonomistas de Alsina para la erección de un puerto único y la designación de Buenos Aires como sede del gobierno central.
Juan Manuel de Rosas había fallecido en marzo de 1877. Antiguos amigos le organizaron un funeral en la iglesia de San Ignacio el 24 de abril, pero sus oponentes obtuvieron del gobierno de la provincia la prohibición de todo homenaje. Se organizó otro funeral en la iglesia Catedral, en memoria de las víctimas de Rosas, en el que se en contraron autonomistas y nacionalistas. Fue la oportunidad para el abrazo entre Alsina y Mitre. Alsina era candidato a la presidencia. El 7 de octubre autonomistas y nacionalistas hicieron una manifestación conjunta al término de la cual Alsina felicitó a Mitre por el éxito de su polí­tica. La paz entre los jefes de las dos tendencias polí­ticas más importantes quedaba asegurada. Sin embargo, el 29 de diciembre de 1877, mientras se encontraba de inspección en los fortines, Alsina murió intoxicado y entonces se abrió paso Julio Argentino Roca, ministro de Guerra y Marina, y quedó a la cabeza del Partido Autonomista Nacional (PAN).

Abrazo Julio Argentino Roca – Federico Errázuriz

Los presidentes de Argentina y Chile se abrazaron a bordo del buque insignia "O´Higgins" El encuentro que se realizó en el Estrecho de Magallanes en febrero de 1899  impulsó una etapa de amistad entre ambos países y abrió camino a los Pactos de Mayo de 1902, que establecieron los primeros acuerdos para limitar la adquisición de armamentos. En el Museo Marítimo y Naval de la Patagonia Austral, en Río Gallegos, un cuadro que recuerda el abrazo entre ambos mandatarios.

Abrazo Perón – Balbín

Ocurrió hace 40 años, el 19 de noviembre de 1972 en la residencia de la calle Gaspar Campos, Olivos, que ocupó Perón cuando regresó al país desde el exilio. Ambos líderes, uno del peronismo, el otro de la Unión Cívica Radical, dejaron atrás muchos años de antagonismos, su abrazo abrió el camino para la convivencia democrática, el diálogo y la tolerancia en un momento especialmente difícil de nuestra historia, Cada uno mantuvo su identidad política y sus ideas.

La Masonería Argentina, en cuyo seno el abrazo es sinónimo de amor fraterno, de paz y tolerancia más allá de la diversidad de ideas, de lucha contra los dogmatismos y los fanatismos, reivindica en este día los gestos de grandeza personal y de cabal comprensión de lo que significan la República, su Constitución y sus leyes que han dado grandes argentinos en diferentes momentos de nuestro trayecto histórico

Fútbol y Masonería

El 26 de octubre de1863 se establecieron por escrito las reglas del fútbol. Se constituyó la English Football Association.

La reunión se desarrolló en la Freemason’s Tavern, Queen Elizabeth N° 11, Londres.

En el encuentro surgieron serias discrepancias entre los asistentes. Un sector, encabezado por los representantes de la ciudad de Rugby, fue partidario de permitir el uso de las manosen la práctica del juego, pero el grupo liderado por la ciudad deHarrow se inclinó por permitir exclusivamente el uso de los piesy la cabeza.
Los delegados favorables a permitir el uso de las manos se retiraron de la reunión y, establecieron las bases del deporte al que llamaron "Rugby".

En las deliberaciones de la Freemason’s Tavern se acordó entonces que el football sería un deporte de equipo jugado entre dos conjuntos de 11 jugadores cada uno y cuatro árbitrospara que se cumplan las normas. El terreno de juego sería rectangular, de césped natural o artificial, con un arco a cada lado del campo. El objetivo del juego sería el desplazamiento de una pelota con cualquier parte del cuerpo que no sean los brazos o las manos, y mayoritariamente con los pies, para intentar introducirla dentro del arco oponente. Esa acción se denominaría gol . El equipo que lograra más goles al cabo del partido, de una duración de 90 minutos, sería el ganador.

Entre los principales promotores del nuevo deporte se encontraban masones que eligieron para la reunión la Freemason´s Tavern, Taberna de los Francmasones.

El fútbol recogió de la Masonería el espíritu de igualdad y fraternidad sin distingos de nacionalidad, raza, ideología, religión ni genero. La tribuna es el “punto de encuentro” donde el aficionado aplaude o recrimina por igual al negro Pelé, al blanco Messi, respeta por igual al jugador católico que se persigna cuando entra a la cancha, al evangélico que invoca a Cristo después de anotar un gol o al jugador que baila para festejar una conquista. No le importa si se trata de un socialista, un capitalista, un socialdemócrata, o un tercermundista. Tampoco tiene en cuenta si el jugador viene de las clases menos favorecidas o si nació en una familia adinerada. No hace distinción de género desde el campeonato mundial femenino de China (1991) y tampoco discrimina ya que existen campeonatos mundiales de fútbol gay organizados por la "Asociación Internacional de Fútbol de Gays y Lesbiana (IGLFA)" (1992). Cualquiera sea el resultado, los jugadores intercambian camisetas al final del partido, una expresión que subraya al valor de la tolerancia.

En nuestro país

El fútbol llegó a la Argentina a través de viajeros ingleses, muchos de los cuales eran masones. El 20 de junio de 1867 se jugó el primer partido en el Buenos Aires Cricket Club. Un grupo de socios encabezados por los hermanos Thomas y James Hogg publicaron un aviso en el diario The Standardconvocando a una reunión para impulsar la práctica del fútbol. De inmediato se fundó el Buenos Aires Football Club y se organizó el encuentro entre colorados y blancos, donde ganaron los primeros por 4 a 0. Curiosamente, esos colores coinciden con los atributos del Maestro Masón.

A comienzos de la década de 1880 llegó al país Alejandro Watson Hutton, portador de pelotas e infladores entre sus pertenencias . Graduado en humanidades en la Universidad de Edimburgo, se hizo cargo del Colegio Saint Andrew donde implantó la práctica deportiva y la cultura física. Poco después fundó el English High School, base del AlumniAlejandro Watson Hutton fue Maestro Mason de la Logia Excelsior Nº 617

Hacia 1887 nació el Quilmes Athlectic Club, solo para ingleses, la entidad más antigua de las que integran la Asociación del Fútbol Argentino. El 1 de Diciembre de 1899 un grupo local dio nacimiento a Argentinos de Quilmes. “Y cambian otra costumbre: los ingleses, en el entretiempo tomaban té. Los argentinos se hacían mate cocido”(Osvaldo Bayer en “Fútbol Argentino”).

Sucesivamente se crearon Gimnasia y Esgrima de La Plata,BanfieldEstudiantes de Buenos AiresCentral Argentine Railway Athletic (Rosario Central) y Alumni, de los hermanosBrown, con el primer campeonato. En Alumni, antecedente del Racing Club de Avellaneda, todos sus integrantes eranmasones.

Entre 1901 y 1910 nacieron 32 instituciones.

Estaciones ferroviarias, logias masónicas y clubes de fútbol constituyeron por entonces un conjunto estrechamente relacionado.

Sucedió otro tanto con la inmigración italiana afincada en el barrio de La Boca, a orillas del Riachuelo, en la Ciudad de Buenos Aires.

Hijo de las logias de inmigrantes peninsulares afincadas en la sede de Suárez 465 (Figli d’Italia, Liberi Pensatori, entre otras), nació River Plate, el 25 de mayo de 1901, tras la fusión de las pequeñas entidades Santa Rosa y La Rosales. Su primera cancha estuvo en Sarandí, coincidente con la línea ferroviaria del sur bonaerense.

En su libro autobiográfico, el Dr. Leopoldo Bard, Maestro Masón, prestigioso médico, reconocido orador, seguidor de Hipólito Yrigoyen desde la primera hora, diputado nacional y luego presidente del bloque de diputados nacionales de la UCR (1922 a 1930), también recuerda su paso como fundador, primer capitán y presidente del Club Atlético River Plate.

La presencia de funcionarios y empleados ingleses en el desarrollo ferroviario argentino favoreció la creación de logias en las cercanías de las estaciones, según revela el mapa masónico argentino de las primeras décadas del siglo XX. Los nombres se repetían cuando se trataba de estaciones, logias y clubes de fútbol.

La Masonería Argentina recuerda hoy el nacimiento del fútbol, el deporte que apasiona a millones de personas esparcidas sobre la faz de la tierra. Sus reglas fueron escritas hace 149 años en la Taberna de los Francmasones de Londres.

Salvador Allende - 11 de Septiembre

Se cumplen hoy 39 años del golpe de estado que derrocó en Chile al gobierno constitucional de nuestro hermano masón Salvador Allende quien, además, perdió la vida en esos momentos trágicos.

 Con independencia de criterio acerca de su pensamiento político y posición ideológica, la Masonería Argentina recuerda con dolor  el hecho  que afectó al país hermano y abrió el camino a situaciones idénticas o parecidas en América Latina. Las imágenes de centenares de prisioneros políticos, muchos de ellos masones, encerrados en el Estadio Nacional de Santiago convertido en virtual campo de concentración, nos retrotraen a situaciones similares de triste memoria. Después de esos acontecimientos, hemos aprendido que las instituciones democráticas, aún imperfectas, deben proveer las soluciones institucionales y políticas evitando que el terror, el miedo, la venganza y otros desvalores destruyan la paz íntima de las personas y conmuevan severamente la marcha de las sociedades.  La masonería enseña el sentido profundo de la soberanía del pueblo como concepto que excluye las aventuras mesiánicas o el destello de presuntos iluminados y el valor de la vida por sobre todas las cosas.

 Salvador Allende Gossens fue iniciado masón el 16 de diciembre de 1935 en la Logia Progreso Nº 4 de Valparaíso. Ya en Santiago, continuó en la Logia Hiram Nº 65, a partir del  8 de noviembre de 1940. Fue nieto de un ex Serenísimo Gran Maestro de la Gran Logia de Chile e hijo de otro masón.

 Allende asumió tres compromisos esenciales junto a su familia: su actividad  masónica, su militancia política en el Partido Socialista y el ejercicio de su profesión médica. En ellas volcó sus convicciones y su pasión por un mundo mejor y por ser útil a sus semejantes.

Significado actual del 6 de Septiembre

El  6 de setiembre de 1930 se abrió un ciclo de inestabilidad política e institucional que se extendió durante 53 años. Ese día, un golpe de estado clausuró un período de desarrollo durante el cual miles de inmigrantes se sumaron a la epopeya argentina, contribuyeron a que el país ocupara su extensa superficie y  aportaron nuevas concepciones sociales, políticas y de la vida en común.

 La amalgama de nativos y extranjeros abrió el camino para la instauración de las instituciones esenciales de la república, entre ellas el matrimonio civil y la ley de educación común, laica y obligatoria. Hitos trascendentes de ese crecimiento sostenido fueron, entre otros. el dictado de la ley que instauró el voto universal, secreto y obligatorio y la Reforma Universitaria. En todos ellos la Masonería estuvo presente.

 Ese ciclo virtuoso, con los avances y retrocesos que siempre advierte la historia, se quebró el 6 de setiembre de 1930. Las doctrinas totalitarias que ya se insinuaban en Europa desembarcaron en la Argentina y abrieron un largo tiempo de inestabilidad jalonado por gobiernos elegidos por el pueblo y otros de corte dictatorial.

 Hoy, desde hace casi 29 años, en medio de consensos y disensos, gobiernos libremente elegidos señalan que las instituciones democráticas rigen los destinos de la Argentina. La larga noche iniciada el 6 de setiembre de 1930 solo es un recuerdo penoso de la historia.

 La Masonería Argentina, que en su trayectoria de 155 años ha vivido cada uno de los avatares comunes, saluda una vez más la vigencia de la soberanía popular y la firme decisión de mantenerla que exhibe nuestra sociedad.

Alemanes del Volga

El holocausto de los Alemanes del Volga  pasa generalmente inadvertido entre las grandes masacres y limpiezas étnicas del siglo XX. El 28 de agosto de 1941, José Stalin  dispuso la deportación de los  alemanes del Volga a Siberia y Kasajstán. Adujo que esos alemanes étnicos habrían colaborado con la Wehrmacht hitlerista o podrían llegar a colaborar con ella en el marco de la Segunda Guerra Mundial.  

Los deportados se apiñaron en vagones ferroviarios con destino a Siberia, Asia Central y el alto Norte, pasando el Círculo Polar Ártico  bajo condiciones de sub alimentación y desnutrición.  Se estima que entre 500.000 y 700.000 alemanes del Volga fueron deportados. Varios centenares de miles  perdieron la vida. La mayoría eran niños, mujeres y ancianos. Los hombres entre los 16 y 40 años fueron integrados al ejército de trabajo y también sometidos a labores forzadas.

Al cumplirse el 71º aniversario de la deportación, la Masonería Argentina saluda a la comunidad de Alemanes del Volga de nuestro país donde sus mayores y ellos rehicieron sus  vidas y honraron para ellos y sus descendientes el trabajo y el estudio, dos pilares esenciales de nuestra Institución.