15 de Junio - una fecha: dos historias.

La Masonería Argentina recuerda hoy a su hermano masón Eduardo Wilde, reconocido médico y catedrático que integró los cuerpos asistenciales organizados por nuestra Institución para colaborar con la sociedad durante la epidemia de fiebre amarilla que se desató en 1881. Previamente trabajó en las tareas asistenciales durante la epidemia de cólera en 1867 y como cirujano del ejército en la Guerra del Paraguay.

Wilde sirvió también en diversos cargos públicos, entre ellos diputado provincial  y diputado nacional, diplomático y Director del Departamento Nacional de Higiene. Fue Ministro de Justicia, Culto e Instrucción del Presidente Julio Argentino Roca desde donde defendió en el Congreso  de la Nación la ley 1.420 de Enseñanza Laica, Obligatoria y Gratuita y la ley de Matrimonio Civil.

Se inició masón en la Logia Constancia número 7 el 19 de setiembre de 1871, cinco años después que se esa misma ceremonia debió suspenderse en la Logia Consuelo del Infortunio número 3 porque Wilde no pudo llegar a tiempo ocupado en la asistencia a un enfermo.

Integrante de la Generación del ’80, escribió El Hipo , su tesis doctoral, Tiempo perdido, Prometeo & Cía., Aguas Abajo,Viajes y Observaciones por Mares y por Tierras y  La primera noche de cementerio. Nació el 15 de junio de 1844.

Otro 15 de junio también tiene un significado especial para la Masonería Argentina. En 1918, el Presidente Hipólito Yrigoyen, que había decretado la intervención a la Universidad Nacional de Córdoba a solicitud de los hermanos masones que encabezaban la Reforma Universitaria, no convalidó la elección de nuevo Rector y, en consecuencia, habilitó el proceso de autonomía, cogobierno, extensión universitaria, concursos de oposición para los cargos docentes y periodicidad en el ejercicio de las cátedras, entre otras reivindicaciones. Fue la fecha del paso decisivo de un movimiento universitario que nació en Córdoba y se extendió a los ámbitos académicos de Buenos Aires, La Plata y Tucumán coronando con su Manifiesto Liminar del 21 de junio de 1918 cuyos conceptos echaron raíces en todos los países de América.

La Masonería Argentina, orgullosa de los roles que ha asumido en la historia argentina, recuerda a sus hermanos de esos tiempos en cuya huella recorre ahora el nuevo camino iniciático, progresista y filantrópico que le corresponde.

13 de Junio - dia del escritor

Al celebrarse en nuestro país el Día del Escritor, la Masonería Argentina recuerda a su hermano masón Leopoldo Lugones, co fundador y primer presidente de la Sociedad Argentina de Escritores, iniciado en la Logia Libertad Rivadavia en 1899.

Ante la imposibilidad práctica de una enumeración exhaustiva de escritores masones, recuerda también a Domingo Faustino Sarmiento, iniciado en la Logia Unión Fraternal de Valparaíso (1854) y a Bartolomé Mitre, integrante de la Logia Confraternidad Argentina Nº 2 y  miembro honorario de la Logia Unión del Plata Nº 1, reconocidos escritores que fueron elegidos  Grandes Maestres de la Masonería Argentina.

La Gran Logia de la Argentina también subraya la pertenencia masónica de José Hernández,  iniciado en la Logia Asilo del Litoral N°18 en 1865 e integrante de la Logia Constante Unión Nro 23 de la ciudad de Corrientes y de la Logia Obediencia a la Ley N° 13 de la ciudad de Buenos Aires, en la que trabajó hasta su deceso. 

En sus versos de claro contenido masónico “los hermanos sean unidos porque esa es la ley primera, y si entre ellos se pelean, los devoran los de afuera" (Martín Fierro), Hernández llamó la atención sobre la imprescindible unidad que debía prevalecer en nuestra Institución fraternal más allá de los disensos de tipo político e institucional que se dilucidaban en esa época.

En ese mismo sentido y en relación a textos que también evocan a la masonería universal, recordamos El hombre que pudo reinar de Rudyard Kipling, uno de los más grandes cuentistas de todos los tiempos, iniciado masón en la India.

En la celebración del Día de Escritor, la Masonería Argentina destaca su recuerdo a todos los escritores que han integrado nuestra Institución desde la instalación de la primera logia, San Juan  de Jerusalén, en 1795, y a todos los escritores masones esparcidos sobre la faz de la tierra.

A modo de ejemplo, recuerda a los  hermanos masones Andrés Bello, Charles Dickens,  Arthur Conan Doyle, Alexandre Dumas, J. W. Van Goethe, Victor Hugo, León Tolstoi, Mark Twain, Oscar Wilde, Gabrielle D´Annunzio, Antonio Machado, Thomas Mann, José Ortega y Gasset, Luigi Pirandello, J. Jacques Rousseau, Jonathan Swift, Vicente Blasco Ibañez, G. K. Chesterton, José de Espronceda, Walter Scott y Rabindranath Tagore, de una nómina muchísimo más rica y extensa.

En el Día del Escritor argentino, la Masonería Argentina saluda a los escritores del mundo, sin distinción de nacionalidades. 

Escritor es quien utiliza la escritura para difundir ideas reales o imaginarias a través de la novela, el ensayo, la poesía, el periodismo, la dramaturgia, los guiones cinematográficos o televisivos. Su trabajo de y con la palabra define al ser humano y penetra sus fibras más íntimas. 

 

Aniversario de la Cruz Roja Argentina

La Masonería es una institución iniciática, filantrópica y progresista. Trabaja para la formación de hombres mejores a condición  de que sean libres y de buenas costumbres, es decir, que cuenten con pensamiento propio alejado por igual de dogmatismos y fanatismos y que puedan atender a sus propias necesidades y las de sus familias.

En el campo público, la masonería se expresa a través de las acciones de sus hombres, formados en valores de Libertad, Igualdad y Fraternidad.  Es el caso de la Cruz Roja Argentina, que hoy cumple 132 años de vida. Fue fundada el 10 de Junio de 1880 por nuestro hermano masón Guillermo Rawson, iniciado en la Logia Unión del Plata número 1 en 1856.

El doctor Rawson integró las comisiones masónicas de ayuda a las víctimas de las epidemias y organizó el Cuerpo Masónico de ayuda a los heridos (1880). Recogió el llamado del también hermano masón suizo Henry Dunant quien el 17 de Febrero de 1863 había fundado en Ginebra el "Comité Internacional de Socorro a los Heridos Militares", posteriormente denominado Comité Internacional de la Cruz Roja. En la primera Conferencia Internacional de Ginebra, dieciséis países adoptaron el Símbolo de la Cruz Roja en fondo blanco y establecieron las bases para la prevención y el alivio del sufrimiento en guerra y tiempo de paz, sin distinción de raza o credo. Más tarde Dunant  fue distinguido con el primer Premio Nobel de la Paz.

Al presente, la Cruz Roja Argentina trabaja con personas y comunidades de mayor vulnerabilidad social y económica, cuenta con Sede Central y 64 filiales, más de seis mil voluntarios, 40 escuelas que dictan distintas carreras con orientación en salud y guardavidas y tiene aptitud para prestar servicios de prevención y primeros auxilios en eventos masivos y grandes desastres. La Cruz roja Argentina está especialmente reconocida por su liderazgo en capacitación de primeros auxilios.

En este nuevo aniversario, la Masonería Argentina recuerda a sus hermanos Dunant y Rawson y subraya su reconocimiento a quienes a través de los años han sabido mantener en alto el estandarte fundacional inspirado en el ideal masónico de “Ciencia, Justicia  y Trabajo”.