Juan Gregorio de Las Heras

Luchó contra las invasiones inglesas, integró el Ejército de los Andes que liberó a Chile y Perú y fue gobernador de la Provincia de Buenos Aires.  Se incorporó al Batallón de Patricios de Córdoba en mayo de 1810, fue enviado tres años después a Chile como segundo jefe y ocupó el mando cuando Balcarce fue designado gobernador intendente de Cuyo. Venció en las batallas de Cucha Cucha y Membrillar y regresó a Chile después del desastre de Rancagua.

San Martín le encomendó la formación de un cuerpo de infantería; fue ascendido a brigadier  previo al cruce de la Cordillera. El 12 de febrero de 1817 aseguró la victoria en Chacabuco y luego venció en Curapaligüe y Gavilán. Salvó la mitad del ejército en Cancha Rayada que luego sirvió a órdenes de San Martín en la decisiva batalla de Maipú, donde Las Heras completó la victoria ante el realista Ordóñez. Asumió entonces como jefe del estado mayor de San Martín en la Expedición al Perú; tras el desembarco tomó la villa de Pisco y después de la caída de Lima, dirigió el sitio del puerto y fortaleza del Callao.

Ya como Comandante en jefe del ejército peruano, ascendió a mariscal. Desinteligencias con San Martín y las intrigas del ministro Bernardo de Monteagudo precipitaron su regresó a Chile y luego a Buenos Aires desde donde Rivadavia lo envió en misión diplomática al Alto Perú para lo que sería una fracasada negociación con los últimos realistas. A su regreso fue designado gobernador de la provincia de Buenos Aires. En ese carácter firmó un tratado con Inglaterra que incluyó el reconocimiento de la independencia argentina.

Poco después de inaugurar el Congreso de 1824 recibió la noticia de la victoria de los Treinta y Tres Orientales y declaró la guerra al Brasil. Ese acontecimiento determinó la nacionalización del gobierno porteño. En febrero de1826, Rivadavia asumió como presidente y nacionalizó casi toda la provincia de Buenos Aires.

Las Heras regresó a Chile, ejerció como jefe de estado mayor e inspector general del ejército hasta 1830. En Buenos Aires, Juan Manuel de Rosas asumió el gobierno y diversos opositores partieron al exilio. Tramitó la protección del gobierno chileno, entre ellos de los futuros presidentes Bartolomé Mitre y Domingo Faustino Sarmiento que pasados los años asumirían al frente de la Masonería Argentina.

Después de Caseros ocupó algunos cargos honorarios en el ejército chileno y pasó a retiro definitivo en 1865. Falleció en Santiago de Chile el 6 de febrero de 1866 a los 85 años de edad. Dijo Bartolomé  Mitre: “No necesitó apelar a la posteridad para esperar justicia y afirmar la corona bajo sus sienes. El juicio que el pueblo sólo pronuncia en los funerales de sus héroes fue pronunciado en vida y para honor y gloria de él y de su patria, por los hijos de la heroica a que perteneció que es la posteridad a que apelaba el general San Martín su ilustre maestro y compañero de gloria”.

La actividad masónica de Juan Gregorio de Las Heras se desarrolló en las logias Lautaro, Ejército de Los Andes y Orden y Libertad N° 2 de Lima. Sus cenizas, repatriadas en 1906, se encuentran en la Catedral de Buenos Aires junto al Mausoleo del general José de San Martín.

Nicolás Orlando Breglia
Gran Maestre

Franklin Delano Roosevelt

Dirigente del Partido Demócrata, abogado y diplomático, fue el único que triunfó en cuatro elecciones presidenciales consecutivas de Estados Unidos (1932, 1936, 1940 y 1944). También fue senador en 1911 y gobernador del Estado de Nueva York en 1928. La lucha que emprendió contra la pobreza y las soluciones a la crisis de 1929, seguida por una fortísima depresión económica, lo respaldaron en su primera elecciópresidencial.  

Roosevelt impulsó un programa conocido como New Deal (nuevo reparto) sobre la base de la intervención del Estado para sacar a la economía del estancamiento y para aminorar sus efectos sociales. Además, estableció relaciones diplomáticas con la Unión Soviética y organizó el rearme ante la situación que planteaba Alemania en 1938.

La intervención de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial se concretó tras el ataque japonés a Pearl Harbour (1941). Después del triunfo aliado sobre  las potencias del Eje, Roosevelt negoció con sus aliados Churchill y Stalin la organización del mundo de posguerra en las conferencias celebradas en Teherán  (1943), Dumbarton Oaks  (1944) y Yalta (1945).

Roosevelt, celoso defensor de la vía diplomática y de los contactos directos con los aliados, propuso  la creacióde la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y se entrevistó con Winston Churchill y Stalin para conseguir acuerdos al término de la Guerra Mundial.

Fue iniciado masón el 28 de Noviembre de 1911 en la Logia “Holland Lodge  8 de Hyde Park, Nueva York. Alcanzó el grado 32 del Rito Escocés, integró el Cypress Shrine Temple en Albany, New York,  fue Representante de la Gran Logia de Georgia en 1930, y primer Gran Maestro Honorario de la Orden Internacional De Molay. Se cuenta que al término del acto en el que asumió como Presidente, Roosevelt concurrió a la Logia Architec Lodge 519 para participar de la ceremonia de ascenso de grado masónico de su hijo James.

Falleció el 12 de abril de 1945, pocos días antes de la finalización de la Segunda Guerra Mundial. Había nacido el 30 de enero de 1882.

José Martí - Eloy Alfaro y B. de Monteagudo

La Masonería Argentina recuerda hoy a tres masones que honran la historia de América Latina.

El tucumano Bernardo de Monteagudo fue hombre de leyes graduado en Chuquisaca, secretario de Castelli en la expedición al Norte tras la Revolución de Mayo. Dirigió La Gaceta, publicó Mártir, o Libre, organizó la segunda Sociedad Patriótica e integró la Logia Lautaro. Representó a Mendoza en la Asamblea de octubre de 1812. Tres años después fue editor de El Independiente, luego pasó a Chile como Auditor de Guerra del ejército de San Martín. 

En Lima defendió posturas monárquicas y recogió rechazos, en especial durante la ausencia de San Martín por su reunión con Bolívar de quien luego se convirtió en hombre de confianza. Fue asesinado el 28 de enero de 1825 en la capital peruana.

José Martí nació en La Habana el 28 de enero de 1853. Fue periodista, ensayista, poeta, diplomático, catedrático de lengua inglesa, literatura francesa, italiana, alemana e Historia de la Filosofía, crítico de arte y literatura y traductor. Escribió para los niños y organizó un partido político y un ejército, participó en la Guerra de los Diez Años, fue encarcelado, obligado a realizar trabajos forzados y posteriormente desterrado. Publicó su denuncia en El presidio político en Cuba. 

Martí describió las aberraciones de la esclavitud y  denunció el colonialismo español. Fundó el periódico Patria(1892) y encabezó un grupo revolucionario.  El 11 de abril de 1895 desembarcó en Playitas, provincia de Oriente, lanzó el Manifiesto de Montecristi. Murió en combate frente a las tropas españolas en Dos Ríos el 19 de mayo de 1895, poco después de haber regresado a Cuba para iniciar la que llamó "la guerra necesaria". José Martí  fue miembro de la Logia Caballeros Cruzados N° 62, del Gran Oriente Lusitano Unido, bajo el nombre simbólico Anahuac. Se lo relaciona, además, con las Logias Libertad N°40 y Armonía N° 52.

Eloy Alfaro, político y militar ecuatoriano, presidió su país en 1895-1901 y 1906-1911. Alineado en las ideas liberales, se exilió en Panamá tras fracasar en una insurrección. A su regreso apoyó el levantamiento contra el gobierno de Borrero; seis años después fue proclamado jefe supremo de Manabí y Esmeraldas y organizó un ejército que ingresó triunfante en Guayaquil. 

En 1895 estalló la Revolución Liberal: Alfaro fue proclamado jefe supremo. El 12 de enero de 1897, una Asamblea Constituyente, se pronunció por el liberalismo y eligió como presidente a Alfaro que estableció la separación entre la Iglesia y el Estado y dispuso la construcción del ferrocarril  Quito-Guayaquil.  Durante su segundo gobierno se promulgó la Constitución de 1906, avanzó la construcción del ferrocarril transandino, la secularización en la enseñanza pública y obras de infraestructura y comunicación. En las elecciones de 1911 impuso como candidato a Emilio Estrada, después quiso obtener la renuncia de Estrada, fue depuesto y tuvo que abandonar el país. Regresó con otros dirigentes, fueron detenidos en Guayaquil y conducidos a Quito donde una turba asaltó la prisión y arrastró por las calles de la ciudad a Eloy Alfaro, Flavio y Medardo Alfaro, Luciano Coral, Ulpiano Páez y Manuel Serrano; sus cuerpos fueron quemados el 28 de enero de 1912.

La obra presidencial de Alfaro incluyó la exoneración del tributo territorial a los indios de la Sierra y a los montuvios de la Costa, la supresión de la prisión por deudas, la participación de la mujer en cargos administrativos y la creación de numerosas escuelas y centros de educación. Además, se pronunció por la independencia de Cuba ante la reina María Cristina y luchó por reponer la idea bolivariana de la Gran Colombia. Alfaro fue iniciado masón en Costa Rica, integró la Logia Rosa de América N° 36 de Panamá y perteneció a logias de Guayaquil. En 1905, recibió un voto de aplauso del Congreso Masónico celebrado en Buenos Aires. Poco después fundó la Logia Cadena Fraternal y Templo de la Amistad y la Logia La Ley Natural, en Quito. El Supremo Consejo del Perú le concedió el Grado 33°.

En  jurisdicción de la Gran Logia de la Argentina y en homenaje a esos hermanos masones de América trabajan las Respetables Logias Bernardo de Monteagudo 414 (Paso de los Libres, Corrientes), José Martí 168 (La Plata) y Eloy Alfaro 556 (Ciudad de Buenos Aires).

Juan Martín de Pueyrredón

Militar y político, el fallecimiento de su padre le impidió  terminar sus estudios porque viajó a Cádiz donde se hizo cargo de los negocios familiares. Regresó en 1805 y se dedicó al comercio. En la primera invasión inglesa organizó un ejército voluntario que fue derrotado en la Chacra de Perdriel. Entonces agregó sus fuerzas a las que trajo Santiago de Liniers desde Montevideo y participó en la Reconquista de Buenos Aires, el 12 de agosto.

Fue luego el primer comandante del Regimiento de Húsares; a fin de año fue designado representante ante el gobierno de España. Llegó a Montevideo en1809 donde fue a prisión por disposición del gobernador Francisco Javier de Elío, enemigo del virrey Liniers. Se fugó y viajó a Buenos Aires, trató que Liniers no entregara el mando al nuevo virrey, Baltasar Hidalgo de Cisneros, pero fue nuevamente arrestado. Huyó y se dirigió a Río de Janeiro.

Tras la Revolución de Mayo se puso a disposición de la Primera Junta y fue designado gobernador de Córdoba. Después del fusilamiento de Liniers dictó una amnistía, apoyó al Ejército del Norte y envió al deán Funes como diputado a la Junta Grande. A comienzos de 1811 asumió como gobernador de Chuquisaca después de  la derrota patriota en la batalla de Huaqui. Tomó el mando del Ejército y se llevó de Potosí la plata amonedada y sin acuñar, salvando los únicos caudales de que disponía el gobierno. Luego asumió como comandante del Ejército del Norte hasta que fue reemplazado por Manuel Belgrano. De nuevo en Buenos Aires integró el Primer Triunvirato en reemplazo de Juan José Paso. El gobierno, dirigido por el ministro Bernardino Rivadavia, encomendó a José de San Martín la formación del Cuerpo de Granaderos.

Tras la victoria de Belgrano en la Batalla de Tucumán, cayó el Triunvirato porque la victoria se alcanzó por la desobediencia a las órdenes de Buenos Aires. Pueyrredón fue confinado en San Luis, donde se retomó sus actividades agrícolas y comerciales. Meses más tarde recibió la visita de San Martín con quien dialogó sobre la conveniencia de reconquistar Chile y partir desde allí en campaña naval a Perú.

De nuevo en Buenos Aires en 1815 vivió en una quinta de San Isidro y fue electo diputado por San Luis al Congreso de Tucumán. Poco después fue designado Director Supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata. Se entrevistó entonces  con el general Martín Miguel de Güemes y luego, en Córdoba, con San Martín para acordar el plan de la campaña a Chile. Reorganizó la Logia Lautaro que en Buenos Aires también recibió el nombre de "Gran Logia" o "Logia Ministerial"

Fue muy destacado el rol de Pueyrredón en la recuperación de Chile y en la organización del ejército que independizó Perú, pero su gestión de gobierno recogió diversas adversidades, entre ellas la fundación de la Caja Nacional de Fondos. Además desterró a sus opositores Manuel DorregoVicente Pazos KankiFeliciano ChiclanaManuel Moreno y Manuel Pagola, no pudo derrotar en campaña a José Gervasio de Artigas y dispuso el traslado del Congreso de Tucumán a Buenos Aires. Después de jurar la Constitución de 1819, renunció al cargo de Director Supremo y fue reemplazado por el general José Rondeau, Cuando se declaró la Anarquía del Año XXManuel de Sarratea,  gobernador de la provincia de Buenos Aires, ordenó su arresto para enjuiciarlo por sus invasiones a las provincias pero el mismo Sarratea lo ayudó a escapar rumbo a su exilio en Montevideo de donde volvió en marzo de 1821.

Años después el presidente Bernardino Rivadavia lo nombró miembro de la Comisión Militar encargada de la reforma del ejército. En 1829 intentó sin éxito mediar entre Juan Lavalle y Juan Manuel de Rosas y en 1835 se exilió sucesivamente en BurdeosRío de Janeiro y París.

Regresó en 1849 y falleció en marzo de 1850. Había nacido en Buenos Aires el 18 de diciembre de 1777. Su hijo, el destacado pintor Prilidiano Pueyrredón también fue masón, en su caso iniciado en la Logia Consuelo del Infortunio N°3, en 1857.

Nicolás Rodriguez Peña

Comerciante exitoso y político  de actuación gravitante durante la Revolución de Mayo, entre sus empresas se contó la jabonería en sociedad con Hipólito Vieytes donde se reunían los patriotas para conspirar.

Hacia 1805 integró la "Logia Independencia" con Juan José Castelli y Manuel Belgrano, entre otros; la logia también se  reunía en la quinta de Rodríguez Peña  ubicada donde hoy se levanta la plaza porteña que lleva su nombre.

Luchó contra las Invasiones Inglesas, integró el grupo conspirador “carlotista” y  promovió las acciones políticas previas al 25 de mayo de 1810. Participó en el Cabildo Abierto del 22 de mayo.

Fue secretario de Castelli en la Primera Junta, lo acompañó en la expedición a Córdoba donde autorizó el fusilamiento del ex virrey Santiago de Liniers. Actuó en la Batalla de Suipacha y ya en el Alto Perú fue gobernador de La Paz.

Reemplazó luego a Mariano Moreno como Secretario de la Primera Junta hasta que la  revolución de abril de 1811 ordenó su confinamiento en San Juan. De regreso en Buenos Aires ingresó a la Logia Lautaro que presidía Carlos María de Alvear. En 1812, respaldado por la Logia Lautaro, fue elegido miembro del Segundo Triunvirato. Tras la disolución, el Director Supremo Gervasio Antonio de Posadas lo designó Presidente del Consejo de Estado y le otorgó el grado de Coronel de Ejército. Meses después asumió como primer Gobernador delegado de la Provincia Oriental.

Cuando fue destituido el Director Supremo Carlos María de Alvear, Rodríguez Peña fue desterrado y pasó a vivir en San Juan. El Director Supremo Juan Martín de Pueyrredón mantuvo la medida en tanto Rodríguez Peña ya colaboraba con José de San Martín en la organización del Ejército de los Andes.

Luchó en Chacabuco y fijo residencia como exiliado en Santiago de Chile. Allí vivió sin interrupción hasta el día de su fallecimiento, el 3 de diciembre de 1853, a los 78 años de edad. Sus restos reposan en el Cementerio de la Recoleta.

Además de su actuación en las logias masónicas porteñas, Nicolás Rodríguez Peña también integró la Logia Lautaro de Chile, integró el Capítulo presidido por Blanco Encalada y fundó la Logia Unión Fraternal de Valparaíso donde fue iniciado masón Domingo Faustino Sarmiento.