Joaquín V. González

Uno de los últimos exponentes de la Generación del ’80, nació en Nonogasta, provincia de La Rioja, el 6 de marzo de 1863. Fue ensayista, jurista, político y educador.

Estudió en el Colegio Monserrat de Córdoba, ejerció el periodismo a poco de su graduación, se diplomó como doctor en jurisprudencia y en forma casi simultánea fue electo diputado nacional. A los 26 años de edad fue electo gobernador de La Rioja. Integró la comisión de reforma constitucional (1877) y fue uno de los redactores de la constitución provincial en tanto ejercía como profesor de historia, geografía y francés.

Desde 1901 integró los gabinetes ministeriales de los presidentes Julio A. Roca, Manuel Quintana y José Figueroa Alcorta como ministro de Interior, Relaciones Exteriores y Culto y Justicia e Instrucción Pública. En 1902 impulsó la reforma electoral que abrió paso a la elección de diputados socialistas.

Dos años después trabajó en el texto de una ley del trabajo que fue rechazada por patrones y obreros, fundó el Instituto Nacional del Profesorado Secundario, que hoy lleva su nombre, e integró el grupo que organizó la Universidad Nacional de La Plata de la que fue su primer Presidente.

Joaquín Víctor González escribió La tradición nacional (1888), el primero de medio centenar de textos con reflexiones históricas y filosóficas. Entre ellos se destacan Mis Montañas(1893), Educación y gobierno (1905), El juicio del siglo (de 1913) y Patria y Democracia (1920).

Falleció el 21 de diciembre de 1923, cuando ejercía su banca de senador nacional.

Fue iniciado masón en la Logia Piedad y Unión N° 34 de la Ciudad de Córdoba. Su diploma lleva la firma de Domingo Faustino Sarmiento, Gran Maestre.

En Buenos Aires fue Venerable Maestro de la Logia Libertad N° 48. En 1896 fue designado Pro Gran Maestre, pero renunció para ejercer la Gran Secretaría. En 1922 se integró a la Logia Bernardino Rivadavia N°172. Fue también miembro activo, luego honorario, del Supremo Consejo Grado 33° al que representó en los actos del Centenario de Domingo Faustino Sarmiento.

Su conferencia Orientación moderna de la Masoneríaconstituyó su última presentación pública, el 25 de noviembre de 1923.

La Masonería Argentina, que se expresa a través de sus hombres, rinde especial homenaje a su obra, imbuida de los preceptos éticos y morales de la Institución a la que dotó de enorme prestigio y dejó mejor de como la había encontrado.