Jean Henry Dunant

El fundador de la Cruz Roja tuvo una reconocida militancia masónica. Nació en el seno de una familia inclinada a las obras filantrópicas por encima de la acumulación de bienes.

En 1846 ingresó a la Liga de las Almas, dedicada a la asistencia social y espiritual de los necesitados de Ginebra.

 

Impresionado por la pésima calidad de la atención sanitaria que se prestaba a los militares heridos en la batalla de Solferino (Italia), que enfrentaba a franceses y austríacos, propuso las bases de la Cruz Roja con representantes de 17 países. Sería una institución de auxilio para los heridos de guerra, sin distinción de nacionalidades. Su libro “Un recuerdo de Solferino”, fue la inspiración para crear ese cuerpo de voluntarios.

 

En la Conferencia de Ginebra, propició la absoluta neutralidad de los servicios médicos y equipos auxiliares. Para su sencillo reconocimiento, propuso el emblema de una cruz roja sobre fondo blanco. Nació, entonces, el Comité Internacional de la Cruz Roja que propiciahumanidad, imparcialidad, neutralidad, independencia, voluntariedad, unidad y universalidad.

 

Dunant dejó su fortuna personal en ese emprendimiento. Aún así siguió trabajando en la protección de los prisioneros de guerra y la abolición de la esclavitud, entre otros temas de alta sensibilidad social.

 

En 1901 fue galardonado con el primer Premio Nobel de la Paz por la creación de la Cruz Roja y el Comité Internacional de la Cruz Roja.

 

Jean Henri Dunant falleció en Heiden, Suiza, el 30 de octubre de 1910.Había nacido en el 268 de la Rue Verdanie de Ginebra, Suiza, el 8 de mayo de 1828.