Victor Raul Haya de la Torre

La Masonería Argentina rinde homenaje al hermano masón Víctor Raúl Haya de la Torre, estadista peruano que pudiendo haberse beneficiado materialmente de sus excelsas condiciones personales e intelectuales, prefirió una vida de sacrificio y de entrega a sus ideales.

 Dos conceptos suyos dicen todo a su respecto:

 “Quienes han creído que nuestra misión era llegar a Palacio están equivocados. A palacio llega cualquiera, porque el camino que conduce a él se compra con oro o se conquista con fusiles, pero nuestra misión es la de llegar a la conciencia del Pueblo antes de llegar a Palacio, y a la conciencia del Pueblo se llega como hemos llegado nosotros, con la luz de una doctrina, con el profundo amor a una causa de justicia, con el ejemplo glorioso del sacrificio”.

 Pese a las frecuentes persecuciones que sufrió de parte de gobiernos autoritarios y dictatoriales, Haya de la Torre también expresó: “No se puede vivir mirando el pasado, no se puede aunar voluntades agitando venganzas, no se puede construir un Perú nuevo levantando odios, resentimientos y pasiones inferiores. A un país como el nuestro, atomizado siempre por luchas intestinas, hay que enseñarle a olvidar y también a perdonar …”

Palabras plenas de ejemplo y respeto por el pueblo de su país, que se universalizan con el paso del tiempo e influyen en nuestro Continente.

 Haya de la Torre se inició masón el 27 de Julio de 1928 en la Respetable Logia Acacia Nº 7 de Yucatán, México. Designó a su doctrina como “Pan con Libertad”, quiso  afiliarse a la Logia. “Cosmopolita Nº 13 de Trujillo, su tierra natal, pero el Gobierno encarceló y persiguió a la mayoría de sus miembros. Finalmente ingresó a la Logia “Virtud y Unión” Nº 3 de Lima, el 23 de Octubre de 1933.

 Su deceso,  en la más absoluta pobreza, se produjo el 2 de agosto de 1979, en Lima, a los 84 años de edad. Vivía por entonces en una casa prestada. Su mensaje quedó expresado en el Partido que fundó, la Alianza Popular Revolucionaria Americana (A.P.R.A.)

 En jurisdicción de la Masonería Argentina trabaja la Respetable Logia Víctor Haya de la Torre Nº 505 como un cálido homenaje fraterno a uno de los próceres americanos que mejor expresó los principios de la masonería universal a través de sus actos.