Robert Baden Powell

Se incorporó al ejército británico en 1876 después de su paso por el Chaterhouse School de Londres, participó en las guerras de Bechuanaland y Sudán donde utilizó globos aerostáticos para observar los movimientos enemigos. Sucesivamente cumplió destinos en la India, Afganistán, Zululandia y Axanti (actual Costa de Oro). Antes de la Guerra de los Boers fue enviado a África del Sur donde prestó servicios como oficial del Estado Mayor en la campaña de Matabeleland (actual Zimbabwe).

Se destacó por la defensa de Mafeking durante 217 días durante la Guerra de los Boers (1899-1902), hasta que llegaron fuerzas inglesas para levantar el sitio. Baden-Powell fue ascendido al grado de general. Entre 1900 y 1903, estuvo al frente de la organización y dirección de las fuerzas policiales en la región del Transvaal. Por méritos de guerra, fue ascendido a general de división y en 1907, a teniente general.

Fundó los Boy Scouts en 1908 y dos años después pidió el retiro del ejército para dedicarse a ellos; la organización juvenil se difundió por todo el mundo estructurada en base a un código de conducta moral y la confianza sin límites que todos sus miembros tenían que demostrar sobre si mismos.

No se conocen documentos que avalen la filiación masónica de Baden Powell, pero es innegable la cercana similitud de los postulados Scouts y Masónicos, sin contar el gran número de miembros de ambas organizaciones que han militado en ambas instituciones. Se supone que el duque de Connaught inició a Baden Powell en la masonería. Connaught fue Gran Maestro de la Gran Logia Unida de Inglaterra, iniciado en 1874 en la Logia "Príncipe de Gales" Nº 259. En 1886 se convirtió en el Gran Maestro provincial de Sussex.

Es muy significativo que la misma persona haya sido Presidente de los Scouts de Inglaterra y al mismo tiempo Gran Maestro de la Gran Logia Unida de Inglaterra.

En “La Masonería”, Emilio J. Corbiere afirma que “en el siglo XX los masones alentaron organismos deportivos, pacifistas o enderezados a internacionalizar las regiones y el mundo entero bajo el signo de la paz. No era una globalización disgregadora y destructiva de la persona humana sino a partir de los individuos y de las sociedades detrás de valores éticos y humanistas. El masón suizo Henry de Dunant creó la Cruz Roja Internacional, Robert Baden-Powell fundó el Movimiento Scout, laico y pionero, en tanto que otro masón, Pierre de Coubertin refundó los Juegos Olímpicos”.

Otra de las teorías que se manejan es que Baden-Powell haya sido iniciado en algunas de las posesiones de ultramar del imperio británico (India, Afganistán o África), y por esta razón no figure en los registros de la Gran Logia Unida de Inglaterra; si es así, lo mas probable es que simplemente mantuviera discretamente en silencio su filiación, y que con la fundación del Movimiento Scout haya “entrado en sueños”(suspensión de su membresía como masón), para mantenerse consecuente con la universalidad del Scoutismo y no caer en conflicto con aquellos que no ven con buenos ojos a la Masonería. El duque de Connaught, Cecil RhodesRudyard Kipling y Alcibíades Vicencio fueron masones que colaboraron estrechamente con Baden-Powell. El patrón de organización de los logros en el Movimiento Scout y el Rito Escocés son similares.

De todas formas, el nombre de Lord Baden-Powell puede inscribirse entre los grandes benefactores y filántropos de la humanidad, reconocidos por la Masonería.

Sir Lord Robert Stephenson Smith Baden Powell Of Gilwell fue también prolífico escritor. Fue autor, entre otras obras, deSketches in Mafeking and East Africa, 1907 (Esbozos de Mafeking y el este de África); Scouting for Boys, 1908 (Explorando para los jóvenes), Girl Guides, 1917 (Las chicas exploradoras); What Scout can do?, 1921 (¿Qué puede hacer un Scout?); Adventures and Accidents, 1934 (Aventuras y accidentes); y, por último, More Sketches of Kenya, 1940.

Falleció en Nyeri, Kenya, África Oriental, el 8 de enero de 1941, a la edad de 83 años.

La Masonería Argentina recuerda la recia personalidad del creador de los Boy Scouts, cuyos principios rectores están profundamente vinculados a los de nuestra Institución universal.En el mundo, también en nuestro país, la masonería conmemora su obra con Logias que llevan su nombre, integradas por hombres pertenecientes al movimiento scout y otras asociaciones civiles. La Respetable Logia Baden Powell 465 de la Ciudad de Buenos Aires representa el homenaje permanente a su magna obra.

 

Joaquín V. González

Uno de los últimos exponentes de la Generación del ’80, nació en Nonogasta, provincia de La Rioja, el 6 de marzo de 1863. Fue ensayista, jurista, político y educador.

Estudió en el Colegio Monserrat de Córdoba, ejerció el periodismo a poco de su graduación, se diplomó como doctor en jurisprudencia y en forma casi simultánea fue electo diputado nacional. A los 26 años de edad fue electo gobernador de La Rioja. Integró la comisión de reforma constitucional (1877) y fue uno de los redactores de la constitución provincial en tanto ejercía como profesor de historia, geografía y francés.

Desde 1901 integró los gabinetes ministeriales de los presidentes Julio A. Roca, Manuel Quintana y José Figueroa Alcorta como ministro de Interior, Relaciones Exteriores y Culto y Justicia e Instrucción Pública. En 1902 impulsó la reforma electoral que abrió paso a la elección de diputados socialistas.

Dos años después trabajó en el texto de una ley del trabajo que fue rechazada por patrones y obreros, fundó el Instituto Nacional del Profesorado Secundario, que hoy lleva su nombre, e integró el grupo que organizó la Universidad Nacional de La Plata de la que fue su primer Presidente.

Joaquín Víctor González escribió La tradición nacional (1888), el primero de medio centenar de textos con reflexiones históricas y filosóficas. Entre ellos se destacan Mis Montañas(1893), Educación y gobierno (1905), El juicio del siglo (de 1913) y Patria y Democracia (1920).

Falleció el 21 de diciembre de 1923, cuando ejercía su banca de senador nacional.

Fue iniciado masón en la Logia Piedad y Unión N° 34 de la Ciudad de Córdoba. Su diploma lleva la firma de Domingo Faustino Sarmiento, Gran Maestre.

En Buenos Aires fue Venerable Maestro de la Logia Libertad N° 48. En 1896 fue designado Pro Gran Maestre, pero renunció para ejercer la Gran Secretaría. En 1922 se integró a la Logia Bernardino Rivadavia N°172. Fue también miembro activo, luego honorario, del Supremo Consejo Grado 33° al que representó en los actos del Centenario de Domingo Faustino Sarmiento.

Su conferencia Orientación moderna de la Masoneríaconstituyó su última presentación pública, el 25 de noviembre de 1923.

La Masonería Argentina, que se expresa a través de sus hombres, rinde especial homenaje a su obra, imbuida de los preceptos éticos y morales de la Institución a la que dotó de enorme prestigio y dejó mejor de como la había encontrado.

Francisco Javier Muñiz

Fue herido en la lucha contra los invasores ingleses en 1807 cuando cursaba sus estudios en el Colegio de San Carlos. Poco después defendió la Revolución de Mayo y a Mariano Moreno en particular.

 

Estudió Medicina con Cosme Argerich y completó su formación hacia 1824 en la flamante Facultad de Medicina de la Universidad. Ya graduado, actuó como médico del ejército, en Chascomús.

Fruto de sus observaciones, descubrió las "ampollas espontáneas" en las ubres de vacas. En comunicación con la sociedad británica Jenner, experimentó con vacunas que sustituyeron a las inglesas tras la prohibición de importaciones ordenada por Rosas en 1838.

Previamente fue cirujano jefe en el ejército durante la guerra con Brasil, y a instancias de Dorrego, Muñiz trabajó como oficial médico en Luján donde permaneció durante veinte años en los cuales también profundizó sus investigaciones sobre paleontología, higiene y climatología. Por entonces, Manuel de Torres advirtió la existencia de depósitos fósiles de Luján. Muñiz lo conectó con Burmeister y Ameghino que ampliaron esos estudios y cedió al gobierno su primera colección.

 

El Dr. Muñiz regresó a Buenos Aires hacia 1848 donde, ademásde docente fue juez del tribunal médico. En 1859 ya como cirujano jefe del ejército en operaciones, fue gravemente herido y capturado en la batalla de Cepeda. Desde 1853 se había desempeñado alternativamente como diputado y senador en la legislatura de Buenos Aires.

 

Congresal constituyente en 1853 y 1860 estuvo presente en la guerra del Paraguay, en Paso de los Libres, en la rendición de Uruguayaza, fue director de los servicios hospitalarios en Corrientes hasta 1868.

Alejado del ejercicio profesional, regresó a la actividad médica en 1871 durante la epidemia de fiebre amarilla, se contagió la enfermedad y falleció.

El Dr. Francisco Javier Muñiz fue el primer médico argentino que experimentó con vacunas para las enfermedades de la piel. También fue autor de un libro sobre la fiebre escarlatina y el primer artículo argentino sobre obstetricia clínica.

 

En materia de historia natural fue autor de Voces usadas con generalidad en las repúblicas del Plata, la Argentina y la Oriental del Uruguay.

 

Muñiz, cuya vida se extendió entre el 21 de diciembre de 1795 y el 8 de abril de 1871, integró hacia 1853 la Logia Concordia de la Ciudad de Buenos Aires y en 1856 se incorporó a la Logia Confraternidad Argentina N° 2.

 

La Masonería Argentina recuerda hoy a su querido y abnegado hermano Francisco Javier Muñiz, cuyo nombre designa a uno de los prestigiosos hospitales de la Ciudad de Buenos Aires.

Josè Marmol

Integrante de la Generación de 1837, el autor de Amalia, considerada la primera novela argentina, fue uno de los principales escritores románticos del Río de la Plata. Estudió Derecho en Buenos Aires después de cursar los niveles anteriores en Montevideo. Su oposición a Rosas determinó su exilio en Uruguay y Brasil. Caso curioso, toda la obra de Mármol nació en el extranjero, en nuestro país no volvió a escribir. En Montevideo trabajó en los diarios El Nacional, de Andrés Lamas, Muera Rosas y Tirteo; fundó la revista El Álbum, donde presentó sus obras El poeta y El cruzado. En Brasil escribió El puñal. Arturo Jauretche asegura que Mármol era hijo natural del general Guido, de quien fue su secretario.

La prosa política de José Mármol incluye Examen crítico de la juventud progresista de Río de Janeiro,Asesinato del señor Florencio Varela, redactor de El Comercio del Plata, y Manuela RosasAmalia vio la luz en su diario La Semana y apareció en formato libro hacia 1855.

Después de Rosas, el Presidente Urquiza lo designó Ministro plenipotenciario en Chile, pero la secesión de Buenos Aires le impidió asumir esas funciones diplomáticas. Partidario de Mitre, fue senador provincial y diputado a la Convención Constituyente de 1860. Cinco años más tarde, Mitre lo envió a Brasil para ajustar la Triple Alianza y los movimientos iniciales de la Guerra del Paraguay. En 1868 asumió como Director de la Biblioteca Nacional, cargo que ejerció hasta su fallecimiento cuando la ceguera había estragado sus días.. Su obra poética está reunida en Armonías, publicada en 1851.

José Pedro Crisólogo Mármol fue iniciado masón en la Logia Consuelo del Infortunio N° 3, el 5 de octubre de 1858. Vivió 54 años, entre el 2 de diciembre de 1817 y el 2 de agosto de 1871, durante la epidemia de Fiebre amarilla.

 

La Masonería Argentina recuerda la polifacética personalidad de su hermano que legó su obra literaria y también la expresión de su temple en la lucha por la libertad, la igualdad y la fraternidad.

Arturo Jauretche

Político, ensayista y  escritor, comenzó su carrera política en el Partido Conservador  desde donde pasó luego al yrigoyenismo. En 1930 rechazó el golpe de estado y en los años siguientes activó contra los gobiernos de José Félix Uriburu y Agustín P. Justo. Participó del levantamiento radical y  estuvo presente en los combates de San Joaquín y Paso de los Libres, Corrientes, en1933 Enfrentó, además, a la dirección partidaria de Marcelo T. de Alvear  desde la dirección de los grupos "Continuidad Jurídica" y "Legalista".

Con Raúl Scalabrini Ortiz, Gabriel del Mazo y Luis Dellepiane, inspiró el movimiento FORJA. Jauretche ejerció  influencia sobre el nacionalismo hasta que adhirió al Justicialismo. Fue presidente del Banco de la Provincia de Buenos Aires en el período 1946/51.

Fue autor, entre otras obras, de  " Prosas de hacha y tiza ", Los profetas del odio", "El paso de los libres", "FORJA y la década infame", "El medio pelo en la sociedad argentina" y el "Manual de zonceras argentinas".

Una síntesis de su pensamiento se encuentra en sus expresiones siguientes: "Son las condiciones locales las que deben determinar el pensamiento político y económico. Esto no es una cosa nueva. No hace falta ser marxista para entenderlo. Más aún, Marx no entendía las condiciones económicas de los países subdesarrollados; las entendió Lenin que hizo una ampliación del marxismo. Un maestro del siglo XIX. Federico List, criticó esa concepción de la división internacional del trabajo, según costos comparativos. Él explicó que los países que están en período de desarrollo, aceleran cada vez más ese desarrollo y lo profundizan con el libre comercio internacional pero los que recién emergen necesitan protección en las fronteras nacionales. El pensamiento de List promovió el desarrollo capitalista de Alemania y también de los Estados Unidos, porque List estuvo en los Estados Unidos e influyó en gran parte del pensamiento económico. Pero a nosotros nos han enseñado todo mal. Nos han enseñado por ejemplo, que la lucha entre Hamilton y Jefferson fue una lucha de orden institucional. No, era la lucha entre el capitalismo que surgía (Hamilton) y quienes tenían una idea agraria de los Estados Unidos (Jefferson) y ganó Hamilton. Nos han enseñando la Guerra de Secesión como una guerra motivada por las lloronas páginas de 'La Cabaña del Tío Tom', no como fue, una lucha entre los fabricantes de camisetas del norte que querían el algodón para ellos y necesitaban consumidores de camisetas en el sur (y no esclavos, como querían los dueños de las plantaciones) y a sus vez, los fabricantes de camisetas de Manchester que querían el algodón para ellos; el rey algodón tiene, más que ver con la Guerra de Secesión que 'La Cabaña del Tío Tom' ", explicó como síntesis de su pensamiento en una entrevista que concedió en 1971, publicado en Escritos Inéditos (Ed. Corregidor, Buenos Aires, 2002).

Según se sabe, Jauretche ingresó a la Masonería Argentina en la Logia Bernardino Rivadavia Nº 364, hacia 1934. Fue presentado por Gabriel Del Mazo. Su iniciación  se relacionó con su necesidad de obtener protección política, pero, también, fue el modo que encontró para alinearse ideológicamente con otros intelectuales.

En su obra “La Masonería II”, Emilio Corbière narra que Agustin P. Justo  y Julio Argentino Roca, ambos  masones, evitaban querellas con  los miembros de la fraternidad y no pusieron obstáculos para la iniciación masónica de Jauretche, Homero Manzi, Atilio García Mellid y José Constantino Barro. “Entramos con la idea de que podíamos estar políticamente protegidos dentro de la Masonería”, contó Jauretche al periodista Rogelio García Luppo, en 1974, meses antes de morir, mientras trabajaban en EUDEBA (Editorial de la Universidad de Buenos Aires).

Arturo Jauretche falleció  en Buenos Aires el 25 de mayo de 1974. Había nacido en Lincoln, provincia de Buenos Aires el 13 de noviembre  1901.

La Masonería Argentina recuerda a su hermano Arturo Jauretche y en él a quienes son capaces de ejercer su pensamiento con íntima libertad,  elevado nivel intelectual, plena sinceridad y claridad de procedimientos.