Garibaldi e Yrigoyen

La Masonería Argentina recuerda hoy a dos prestigiosos hermanos. Uno de ellos, Giuseppe Garibaldi, fue inspirador de la unidad italiana y combatiente por la libertad en América del Sur. El otro,  Hipólito Yrigoyen, fue el primer Presidente argentino que surgió de la libre voluntad popular tras la aplicación del voto secreto.

Garibaldi fue militar y político italiano. en su juventud tomó contacto con Giuseppe Mazzini, luchador por la unidad de Italia, la democracia popular y el estado republicano.  Entre 1836 y 1848 vivió en Sudamérica, donde combatió con quienes lo hacían en favor de la libertad y la independencia. Comenzó como capitán de barco en la insurrección secesionista de la república brasileña de Rio Grande do Sul.  Seis años después fue designado al frente  de la flota uruguaya en su lucha contra Rosas. En 1843, durante la defensa de Montevideo, organizó una legión militar italiana.

Iniciado en la Masonería Italiana, Garibaldi fundó una logia en Gualeguay, Entre Ríos, en 1837. Cuatro años más tarde integró la logia Amis de la Patrie en Montevideo de la que fue elegido Venerable Maestro (presidente). 

Regresó en 1848 a Europa para luchar en Lombardía contra el ejército austriaco, escalón inicial hacia la unificación italiana. Tuvo que refugiarse  en Suiza y luego en Niza. En febrero de 1849, Garibaldi   fue elegido diputado republicano en la asamblea constituyente, en abril enfrentó a un ejército francés que intentaba restablecer la autoridad papal, e hizo lo propio  en mayo ante un ejército napolitano.

El 1 de julio, Roma fue tomada por las fuerzas papales, y Garibaldi se retiró al territorio neutral de San Marino. Condenado por segunda vez al exilio, residió en Tánger, Staten Island (Nueva York) y Perú. Volvi ó a Europa y en 1864 fue elegido Gran Maestre de la Masonería de Italia y, después, Gran Comendador del Supremo Consejo Grado 33º.

Masones argentinos inspiraron la colocación de sendas estatuas que lo recuerdan en Plaza Italia (Buenos Aires) y en Rosario (Santa Fe). En jurisdicción de la Gran Logia de la Argentina de Libres y Aceptados Masones trabaja la Logia Garibaldi Nº 49 que honra la memoria del prócer italiano.

Hipólito Yrigoyen 

Asumió el legado masónico e institucional de su tío, Leandro Alem. La situación económica de su familia le obligó a trabajar desde muy joven. Simultáneamente le atrajo la actividad política y en 1878 logró imponerse como candidato a diputado provincial hasta que los sucesos de 1880 y la federalización de Buenos nAires dieron fin a su mandato. Ese mismo año fue electo diputado por dos años, después se retiró a la vida privada.

Yrigoyen participó activamente de la "Revolución del '90"en la que fue propuesto para Jefe de Policía si triunfaba la sublevación. En 1893 encabezó una revuelta como presidente del comité central bonaerense de la recientemente fundada Unión Cívia Radical.   Durante de esos sucesos, Yrigoyen logró involucrar en el movimiento a un importante número de oficiales del ejército, dirigió personalmente las operaciones militares y participó de la ocupación de varias ciudades bonaerenses. Fue proclamado gobernador de la Provincia, pero renunció al cargo.

El 4 de febrero de 1905 estalló otra revolución radical encabezada nuevamente por Yrigoyen, pero fue sofocada por el ejército. Siete años después se sancionó la "Ley Sáenz Peña", que garantizaba el voto universal, obligatorio y secreto para los varones adultos y la representación para la primera minoría., La Unión Cívica Radical volvió a participar y sorprendió  el 2 de abril 1916  cuando la fórmula    Hipólito Yrigoyen - Pelagio B. Luna se alzó con la victoria.

Al término de su período en 1922, la Unión Cívica Radical llevó a la Presidencia a Marcelo T. de Alvear y seis años después Yrigoyen retornó al poder tras ganar las elecciones. Ya anciano, ganó para un segundo período pero fue derrocado por un golpe militar el 6 de setiembre de 1930. Fue confinado, regresó a Buenos Aires y murió el 3 de julio de 1933. Su entierro convocó una multitud.

Hipólito Yrigoyen se inició masón el 15 de diciembre de 1882 en la Logia Docente de la Ciudad de Buenos Aires. 

La Masonería Argentina reconoce en este día a sus hermanos Garibaldi e Yrigoyen que con los valores de nuestra Institución subrayaron en sus tiempos y con sus modos los principios esenciales de Libertad, Igualdad y Fraternidad.

 

Alem y Perón

Es el 1de julio la fecha en que coinciden los decesos de Leandro Alem y Juan Domingo Perón, respectivos fundadores de  dos de los principales partidos políticos del siglo XX en la República Argentina. 

Leandro Alem fue legislador  provincial y nacional, ejerció circunstancialmente como militar y fue Gran Maestre de la Masonería Argentina. Juan Domingo Perón fue Presidente de la Nación en tres oportunidades.

Alem vivió entre 1842 y 1896. Tras su paso por el Partido Autonomista, fundó sucesivamente el Partido Republicano, la Unión Cívica de la Juventud y la Unión Cívica Radical. 

Alem y Bartolomé Mitre habían dado vida a la Unión Cívica que en 1890 fue protagonista de la Revolución del Parque  reclamando elecciones libres. Un año después, ambos ex Grandes Maestres de la Masonería Argentina  fundaron  la Unión Cívica Radical y la Unión Cívica Nacional respectivamente, cuando sus  sectores no pudieron superar las divergencias políticas. 

En 1895 Alem, de profesión abogado, obtuvo una banca de diputado nacional a pesar del fraude, pero un sector interno de su partido protagonizó cierto acercamiento al gobierno. Se sucedieron las disputas internas en el radicalismo y sobrevino un  fuerte desentendimiento con su sobrino Hipólito Yrigoyen,  hermano masón que por entonces era el  principal dirigente de la Unión Cívica Radical en la Provincia de Buenos Aires.  Alem sufrió una  fuerte depresión que lo llevó a adoptar una decisión trágica.  

Leandro Alem, que como militar luchó en Cepeda, Pavón y la Guerra del Paraguay,  alcanzó la más alta dignidad de la Masonería Argentina. Fue Pro Gran Maestre en la fórmula que encabezó Domingo Faustino Sarmiento y gobernó la Institución a la renuncia del ex Presidente, cuando Sarmiento decidió dedicar  todo su esfuerzo a la sanción de la ley 1.420 de educación obligatoria, laica y gratuita.

Alem se inició en la Logia Constancia número 7 el 17 de octubre de 1871. Fue su Venerable Maestro (Presidente) dos años después. En 1881 fundó la Logia Docente, de la que fue su primer Orador (representante de la ley masónica). Tras encabezar la frustrada revolución de 1893, encontró refugio para salvar su vida en un recinto masónico de la ciudad de Rosario. 

Juan Domingo Perón nació el año de la muerte de Alem. Su vida se extendió hasta 1974. Es el único caso de un ciudadano elegido Presidente de la Nación en tres oportunidades: [] periodos 1946–1952;1952–1958, (no lo completó por el golpe militar que lo derrocó en setiembre de 1955) y 1973-1977, inconcluso a causa de su fallecimiento. 

De profesión militar, la carrera política de Perón comenzó en el Departamento Nacional de Trabajo, elevado posteriormente a Secretaría de rango ministerial, donde adoptó  medidas a favor de los sectores obreros. Simultáneamente ejerció la Vicepresidencia de la Nación y como Ministro de Guerra, pero renunció a sus cargos el 9 de octubre de 1945 por presión de un grupo de militares encabezado por el general Eduardo Ávalos. Fue detenido, alojado en la isla Martín García, luego en el Hospital Militar Central‎ y liberado tras una  movilización obrera a la Plaza de Mayo el 17 de octubre de 1945. 

A partir de su llegada a la Presidencia creció el número de inscriptos en las escuelas primarias y secundarias  y accedieron a la educación secundaria  los hijos de clase media y de la clase trabajadora. Mantuvo la enseñanza religiosa en las escuelas públicas, instaurada por el presidente de facto Pedro Pablo Ramírez; fue abolida en diciembre de 1954 por el conflicto del gobierno con la Iglesia Católica. 

En materia universitaria, entre 1946 y 1955 no rigieron los principios de la Reforma de 1918, pero mejoró la  infraestructura con la construcción en Buenos Aires de una nueva sede de la Facultad de Derecho, la creación de Arquitectura y de Odontología,  la Universidad Obrera (hoy Universidad Tecnológica Nacional) y  la remodelación de  edificios universitarios en el interior del país. Se decretó la gratuidad de la enseñanza a cuyo amparo se triplicó el número de alumnos. En 1951 nació el Consejo Nacional de Investigaciones Técnicas y Científicas (hoy CONICET).

 

La Masonería Argentina, lugar de encuentro de ciudadanos que adhieren a diferentes puntos de vista políticos y religiosos, destaca en este día que la pluralidad de ideas y la tolerancia recíproca son bienes que nuestra sociedad debe construir con solidez y sin desmayos porque cimentan la honra de nuestra pertenencia a la misma Patria.

Bartolomé Mitre - Masòn

Bartolomé Mitre prestó señalados servicios a nuestro país y a la Masonería Argentina. Ejerció como periodista e historiador, fue militar, diplomático y legislador, traductor de Dante Alighieri, numismático, publicista, Gobernador de la Provincia de Buenos Aires y Presidente de la Nación.

En materia masónica integró el cuadro de la Augusta y Respetable Logia Confraternidad Argentina Nº 2 y fue miembro honorario de la Augusta y Respetable Logia Unión del Plata Nº 1. El 31 de julio de 1860 recibió el Grado 33 del escocismo en la misma ceremonia que el Presidente de la Nación, Santiago Derqui, el ex Presidente Justo José de Urquiza, Domingo Faustino Sarmiento, y el General Juan Andrés Gelly y Obes.

Bartolomé Mitre, que fue Gran Maestre de la Masonería Argentina desde el 24 de agosto de 1894, también fue miembro de honor de la Respetable Logia Unión Nº 17 de Rosario a cuya biblioteca donó ejemplares de su Historia de Belgrano y San Martín.  En 1903 en Entre Ríos fue Venerable Maestro de Honor de la Respetable Logia Mitre No 184 de Villa Libertad al momento de su constitución.

Hace pocos meses, al recuperarse la casa donde funcionaron logias de inmigrantes italianos en el barrio de La Boca, la Gran Logia de la Argentina halló una carta de Mitre, Junto a su firma autógrafa, colocó el número 33 de su grado masónico.

Bartolomé Mitre ordenó la secularización de los cementerios y trabajó a favor de la ley 1.420 de Enseñanza laica, gratuita y obligatoria en columnas que publicó en el diario La Nación entre 1882 y 1884. Vivió entre el 26 de junio de 1821 y el 19 de enero de 1906,se casó con Delfina De Vedia y fue padre de dos hijas y cuatro hijos.

Entre otros datos destacados de su vida se cuenta su residencia en Montevideo donde participó del sitio grande donde conoció y admiró al hermano masón Giuseppe Garibaldi.

En 1847 pasó a Bolivia de donde fue deportado a Perú. Nuevamente   deportado llegó a Chile, donde trabajó con el hermano masón Juan Bautista Alberdi, director del periódico El Comercio de Valparaíso. En Uruguay se había afiliado al Partido Colorado. El 13 de abril de 1890 en Buenos Aires ingresó a la Unión Cívica.

Mitre escribió en El Progreso, el diario fundado por  Domingo Faustino Sarmiento,  en cuyas páginas defendió el derecho de pensamiento de los extranjeros siempre que no atentasen contra la soberanía de los países que los acogían, y también  la democracia como un criterio capaz de armonizar la vida de la sociedad.

Como Presidente de la Nación extendió el sistema ferroviario, organizó el ejército,  la Corte Suprema de Justicia y adoptó el sistema métrico decimal, entre otras tareas.

La Masonería Argentina recuerda con especial afecto el 191º aniversario del nacimiento del hermano masón Bartolomé Mitre. Su recia personalidad, sus obras, de claro contenido laico y progresista y su condición de ex Gran Maestre, señalan cómo el ideario masónico se expresa a través de sus hombres como polea de transmisión con la sociedad.

Manuel Belgrano

Al celebrarse el Día de la Bandera, recordamos muy especialmente a nuestro querido hermano masón Manuel Belgrano. La fecha de su fallecimiento en 1820 fue adoptada para la conmemoración del pabellón nacional.
Manuel Belgrano fue iniciado en la "Logia Independencia" a fines de siglo XVIII en Buenos Aires. 
Como derivación de la "Logia Independencia", Belgrano integró la "Sociedad de los Siete", número de pertenencia claramente masónico, fundada por Juan José Castelli, miembro y Venerable Maestro de la "Logia Independencia". El grupo se reunió con la máxima discreción desde 1801 en la Jabonería de Vieytes y en el domicilio particular de Rodríguez Peña. Las acciones de la "Sociedad de los Siete" alcanzaron sus objetivos el 25 de mayo de 1810. Varios de sus integrantes pasaron a ocupar los principales cargos en la Primera Junta de Gobierno Patrio. 
También con la denominación de "Logia Independencia", funcionó hacia 1810 una continuadora de la anterior, presidida por Julián Álvarez. Esa dependencia masónica colaboró muy activamente en la constitución de la "Logia Lautaro".
Algunas fuentes historiográficas señalan que posteriormente Manuel Belgrano fue Venerable Maestro (Presidente) de la "Logia Argentina" en Tucumán cuando comandó el Ejército del Norte y otras indican que esa logia también contó con la participación de José de San Martín. Esa unidad masónica se denominó después "Logia Unidad Argentina" y trabajó en San Miguel de Tucumán.
La Masonería Argentina recuerda a Manuel Belgrano y en él a los hermanos masones que colaboraron con intensidad y clara idea de progreso en el nacimiento de nuestra Patria. 

Juan Bautista Alberdi

 La Masonería Argentina recuerda a su hermano Juan Bautista Alberdi cuando se cumplen 128 años de su fallecimiento en Francia.

Miembro honorario de la Logia San Juan de la Fe número 20, actuó masónicamente en Buenos Aires, Francia y Montevideo, donde contó con la protección de Garibaldi  y Mazzini  e integró “La joven Italia”. Fue el encargado de llevar a Montevideo las Palabras Simbólicas de la Asociación de Mayo, fundada por Esteban Echeverría.

Juan Bautista Alberdi nació en Tucumán el año de la Revolución de Mayo. Vivió extensos períodos de exilio en Uruguay, Chile y Europa.

Ejerció la abogacía, la  literatura y el periodismo. Escribió Bases para la organización política de la Confederación Argentina, que hizo llegar a Justo José de Urquiza, triunfante en Caseros, y también a Domingo Faustino Sarmiento, con quien había sostenido viva polémica en sus Cartas Quillotanas, respondidas por Sarmiento en Las ciento y una. El eje profundo de la controversia era la aceptación o no de la jefatura de Urquiza.

Las Bases constituyeron el antecedente central de la Constitución Argentina sancionada en 1853, cimiento de la Organización Nacional. Alberdi adhirió a la Confederación frente a la política de Buenos Aires que tardaría siete años en unirse al resto del país después de Cepeda y Pavón y la modificación del texto constitucional en 1860. En todos esos actos, la Masonería Argentina también cumplió un papel preponderante convirtiendo en acuerdos los disensos políticos entre sus hermanos Urquiza, Mitre y Sarmiento, entre otros. Los tres obtuvieron el Grado 33 de nuestra Institución; Mitre y Sarmiento fueron, además, Grandes Maestres de la Masonería Argentina.  

Juan Bautista Alberti  fue consejero del gobierno de Urquiza y representante plenipotenciario de la Confederación Argentina en las legaciones de París, Madrid y Londres.

Escribió Las palabras de un ausente, El voto en América, El crimen de la Guerra, Sistema Económico y rentístico de la Confederación Argentina, Preliminar al estudio del derecho. Editó periódicos políticos y literarios, artículos costumbristas bajo el seudónimo de Figarillo, y una crónica dramática sobre la Revolución de Mayo.

La Masonería Argentina recuerda hoy a su querido hermano Juan Bautista Alberdi, cuyo pensamiento y acción fueron piedra angular de la construcción de nuestra patria y sus instituciones civiles y democráticas, alejadas de dogmatismos y fanatismos.